Era una selfie que ella pensaba que valía casi 43 millones de dólares.

Katrina Bookman se ganó el premio mayor en una máquina tragamonedas a finales de agosto en el Resorts World Casino en Jamaica, Queens. Ella emocionada incluso se tomó el autorretrato con la máquina mostrando sus ganancias: 42.949.672 dólares. Habría sido el premio más grande de la máquina tragamonedas en la historia de Estados Unidos.

“Ni siquiera puedo describir la sensación, es como si todo mi cuerpo se hubiera entumecido”, dijo Bookman a WABC, afiliada de CNN.

Pero cuando volvió al día siguiente para averiguar el tamaño exacto de su bote, un empleado del casino aplastó su entusiasmo.

“Le dije: ‘Entonces, ¿qué gané?’, Dijo, ‘No has ganado nada'”, dijo la mujer a WABC.

La Comisión de Juego del Estado de Nueva York dijo que la máquina de Bookman había funcionado mal. La máquina, al igual que todas las del casino, tiene un descargo de responsabilidad que dice: “Las anomalías anulan todo los juegos y pagos”.

En su lugar, el casino ofreció a Bookman una cena de bistec de cortesía. “Todo lo que podía pensar era en mi familia”, dijo Bookman a WABC, con su voz cortada. Creció en un hogar de crianza temporal y crió a 4 hijos como madre soltera.

prueba-maquina-tragamonedas

La Comisión de Juego del Estado de Nueva York le dijo a WABC que inmediatamente sacaron la máquina del piso del casino para arreglarla, y ahora está funcionando de nuevo. La comisión dijo que por ley sólo pueden conceder a Bookman sus ganancias reales de 2,25 dólares, impresas por la máquina.

“Ellos ganan, y ahora la casa no quiere pagar, para mí eso es injusto”, dice el abogado de Bookman, Alan Ripka. Él está luchando para que el casino pague a Bookman la cantidad máxima permitida por la máquina tragamonedas Sphinx: 6.500 dólares.

“La máquina toma el dinero cuando pierdes, debería pagarlo cuando ganas”, dijo Ripka.

El portavoz de Resorts World Dan Bank dijo a CNN: “Al ser notificado de la situación, el personal del casino fue capaz de determinar que la cifra mostrada en la máquina fue el resultado de un mal funcionamiento evidente, un hecho confirmado luego por por la Comisión de Juego de Nueva York.

“Después de explicarle las circunstancias a la Sra. Bookman, nos ofrecimos a pagarle la cantidad correcta que se muestra en el boleto impreso. Los mal funcionamientos de la máquina son raros, y nos gustaría extender nuestras disculpas a la Sra. Bookman por cualquier inconveniente que esto puede haber causado”.

El casino no podría enviar una parte de sus ingresos a un fondo de educación estatal de Nueva York, como lo ordenaba la ley, si tuviera que pagar grandes botes como el que aparece en la máquina de Bookman, dijo Bank. En cinco años, el casino ha generado más de 1.600 millones de dólares para el fondo, dijo.

Pero Bookman sigue frustrada.

“Debo ganar el máximo y siento que debería llevarlo (al empleado del casino) a una cena de carne”, dijo.

FUENTE