La Romana-Droga-Cocaína-RACCOON KNOWS

SANTO DOMINGO. Una jueza interina de la Oficina de Atención Permanente de La Romana otorgó libertad “pura y simple” para cinco venezolanos apresados el pasado Jueves Santo en el aeropuerto internacional de esa provincia con un cargamento de 359 kilos de cocaína.

La información la ofreció la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) al manifestar su “indignada” reacción al dictamen de la magistrada Aristida Mercedes.

Según la DNCD, los apresados fueron apresados en “flagrante delito” cuando transportaban la droga en un avión desde Venezuela.

Calificó la sentencia como “desafortunada y desorientadora y un estímulo para que las estructuras del narcotráfico internacional y el lavado de activos refuercen sus intentos de utilizar al país como puente en el trasiego de cargamentos de drogas hacia los Estados Unidos y Europa”.

Los imputados son los venezolanos Carlos Justiniano, de 55 años; Jorge Henríquez, de 44; Gregory Frías, de 23; Gerardo Díaz, de 38, y Jean Carlos Díaz, de 35 años.

Los primeros cuatro fueron arrestados en el Aeropuerto Internacional de La Romana por oficiales de la DNCD, con el apoyo del DNI, y la presencia del fiscal Víctor Enrique Gil tras el decomiso de la droga en el interior de un avión Cessna, modelo C404, matrícula YV2708 en que volaron desde Barquisimeto, Venezuela, hasta esa pista aérea del Aeropuerto Internacional de La Romana.

Ayer, en Venezuela, también se informó la detención de los tres sargentos de la Guardia Nacional Bolivariana, Franklin Pérez Peña, Roberto Sivira Fernández y Onésimo Romero Hernández, en el Aeropuerto Jacinto Lara de Barquisimeto, los cuales están implicados en el alijo de La Romana.

Una comunicación de prensa de la agencia antidrogas dice que luego de ser pesada y examinada por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), la droga pesó 359.62 kilos de cocaína pura y estaba distribuida en 349 paquetes dentro de tres maletas y dos bultos escondidos en el avión.

Afirma que el decomiso fue el resultado de varias semanas de un seguimiento dado a esta red por la DNCD, con apoyo del DNI sobre un flujo de droga procedente de Sudamérica, utilizando a República Dominicana como puente.

 FUENTE