<> on September 23, 2015 in Washington, DC.

Como hijo de una familia de inmigrantes, estoy muy feliz de ser invitado a este país, el cual fue construido en gran parte por inmigrantes”.

Con esas palabras abrió el Papa Francisco su discurso en la Casa Blanca la mañana del miércoles. Su frase fue entendida de inmediato como un gesto de apoyo a los millones de inmigrantes que buscan solucionar su situación migratoria en Estados Unidos.

El Papa también aplaudió las iniciativas del presidente Barack Obama para lucha contra el cambio climático, algo que según Francisco no puede ser “dejado a cargo de las futuras generaciones”.

Francisco se calificó a sí mismo de “hermano” de Estados Unidos y adelantó que, en su intervención el jueves ante el Congreso, alentará a sus gobernantes a guiar al país “con fidelidad a sus principios fundadores”.

El papa, que llegó el martes a Washington y que con la bienvenida oficial en la Casa Blanca comienza su agenda oficial en este país, que visita por primera vez en su vida, agregó que espera “escuchar y compartir muchas de las esperanzas y los sueños del pueblo americano”.

Francisco explicó a Obama que los católicos estadounidenses “están comprometidos en construir una sociedad verdaderamente tolerante e inclusiva, en la salvaguarda de los derechos de las personas y las comunidades y en el rechazo a cualquier forma de discriminación injusta”.

E indicó que están preocupados porque, en sus “esfuerzos por construir una sociedad justa y” queden respetadas sus “inquietudes más profundas y su derecho a la libertad religiosa”.

“Esa libertad es uno de los activos más valiosos de América”, afirmó el papa, quien dijo coincidir con los obispos estadounidenses en la necesidad de permanecer “vigilantes, justamente como buenos ciudadanos, para mantener y defender esa libertad de lo que pudiera amenazarla o comprometerla”.

Recordó que en su viaje por Estados Unidos se desplazará el próximo fin de semana a Filadelfia para participar en el VIII Encuentro Mundial de las Familias para “celebrar y apoyar las instituciones del matrimonio y la familia en este momento crucial de la historia de nuestra civilización”.

FUENTE