NYPD-Policia-mata-afroamericano-bronx-violencia-domestica-raccoon-knows

Una llamada de auxilio por un incidente de violencia terminó con la muerte de un joven afroamericano de 19 años en El Bronx.  La policía respondió a una llamada al 911 a las 8:10 a.m. de una mujer y que dijo estar siendo atacada y amenazada por el ex novio con una pistola. Los policías del Cuartel 46 llegaron a los pocos minutos al edificio ubicado en el 2000 Twin Park Southwest, en la esquina de Valentine Avenue y East Burnside. Testigos los orientaron al apartamento 405.

“Los policías oyeron a la mujer gritando: auxilio, auxilio, me va a matar. Lograron abrir la puerta y encontraron que el hombre le apuntaba en la cabeza a la mujer” confirmaron a El Diario dos voceros del NYPD quienes complementan que el hombre golpeó a la mujer con la cacha del arma cerca al ojo y luego alcanzó a disparar, pero la bala rozó el hombro. Luego los oficiales dispararon e hirieron al hombre.

Tanto la mujer como el atacante, identificado como Isiah Hampton,  fueron transportados de inmediato al Hospital Saint Barnabas. El hombre falleció al poco rato, mientras que la mujer recibió una sutura en la ceja y se encuentra fuera de peligro.

La policía confirmó que el fallecido había sido arrestado cinco veces, pero cuatro de esos arrestos habían sido eliminados en la corte. Al momento se encontraba en libertad condicional. La joven, también afroamericana, tiene 19 años y un hijo de dos que no estaba presente en la vivienda. El menor  fue concebido con Hampton.

Jonathan Jiménez (24) administrador del mercado C-Town se dio cuento del incidente por el ruido de las patrullas y la gente corriendo. “Siempre hay mucho tiroteo por acá, cada dos semanas pasa algo. En el parque al lado siempre hay problemas, cosas de pandillas”, dijo.

El acceso al edificio estaba cerrado y había un cordón policial y muchas patrullas y unaunidad de investigación de escenas de crímenes. La enorme edificación es un edificio privado de alquiler.

Aaron Muñoz (54) mexicano, también empleado de C-Town se sorprendió al llegar a su turno a la 10 a.m. y ver tantas patrullas. “Pasan con frecuencia cosas entre pandillas. En el barrio hay mucho hispano y afroamericano y todos se llevan bien, pero de repente ocurren cosas”.

Irma Moreno (56) un turista que viene de Puerto Rico a visitar a su hija vive en un edificio contiguo, salió a curiosear por mucho rato. “Mi hija cuida niños en la casa y hubo nerviosismo cuando los trajeron por la bulla y la llegada de tantos policías”.

FUENTE