Sacerdotes-reverendo-barrabas-felix-bautista-raccoon-knows

SANTO DOMINGO.- “A eso mismo hemos asistido en estos días. Barrabás volvió a ser liberado, mientras que la verdad y la justicia de todo un pueblo ha sido crucificada, sin más”, concluyó el reverendo Juan Bautista Cordero, de la parroquia San Pio X perteneciente a la Zona Colonial, durante la lectura del Sermón de las Siete Palabras, una tradición católica que es pronunciada cada Viernes Santo.

Bautista Cordero se refirió de ese modo, acerca de la crucifixión de Jesucristo, en momentos en que la justicia dominicana declarara autos de No Ha Lugar, tanto para el senador por San Juan de la Maguana, Félix Bautista, como para el alcalde por San Francisco de Macorís, Félix Rodríguez. El primero acusado de corrupción y lavado de activos y el otro de desfalcar con 400 millones de pesos al Estado dominicano.

“Pidieron la muerte de cruz para la verdad y la justicia, y demandaron como una gracia la liberación y el indulto de un malhechor”, sentenció el reverendo Bautista Cordero.

Durante su intervención, al pronunciar la séptima palabra del Sermón, Bautista Cordero pidió a la ciudadanía no desanimarse, a empoderarse y a denunciar “toda impunidad, aún cuando parezca que no nos oyen, que gritamos al vacío”.

“Para que la justicia no siga encaminándose al despeñadero al que se dirige y arrastra tras de sí a todo un pueblo. Que los acontecimientos de estos días no nos apabullen, ni nos amilanen en la consecución por implantar el imperio de la Ley. Danos tu Espíritu, Padre, que no nos desanimemos, para que no nos derroten por cansancio”, pronunció durante la celebración en la Catedral Metropolitana de Santo Domingo.

También, el padre Mario de la Cruz Campuzano, rector del Seminario Menor Jesús Buen Pastor y quien estuvo a cargo de la tercera palabra del Sermón, lanzó críticas sobre el comportamiento de los jueces. 

“Desprotegidos se sienten también los ciudadanos, al ver un sistema de justicia corrupto, que condena al inocente y absuelve al culpable. Aquí solo recibe cárcel el ciudadano de a pie que no tiene ningún tipo de influencias o dinero para un soborno”, manifestó Campuzano.

El párroco también mencionó las denuncias hechas por la fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, de que hay una participación de militares y policías en un 90 por ciento de los robos, atracos y homicidios que tienen lugar en territorio dominicano. 

“Llegará el un día en el que tengamos una justicia clara y diáfana, veraz y justa… Que dará fuertes penas para quien, abusando de sus cargos, se lucra robando para beneficio personal. Que no se dejarán influir por el partido en el poder”, auguró Campuzano en su prédica.

Dijo, además, que sueña “con una Iglesia más pobre y humilde, acogedora y misericordiosa, donde no existirán sacerdotes pederastas”.

Educación

El tema educación también estuvo presente en el sermón, a cargo del padre Juan Bautista Cordero, quien pidió renovar el proyecto educativo de la nación en todos los niveles, para que responda a un proyecto de país claro y definido.

Insistió en que la prioridad debería ser la formación de los docentes, mas no la construcción de escuelas en todo el país, aunque entiende que esto también es necesario.

“Da dolor de pecho escuchar las cifras y los porcientos que arrojan los resultados de las evaluaciones hechas a los docentes del nivel que sea en nuestro país”, señaló.

Recordó que la calidad de la educación sería la única garantía de la competitividad de un pueblo, en tiempos en que se hace necesario estar capacitado en cualquiera de las áreas del saber.

En el sermón participaron conjuntamente los sacerdotes Domingo Legua, Fray José María Guerrero, Juan Amadís Socorro Ovalles, Nelson Clark y Jorge Iván Rodríguez.

FUENTE