Clinton-trump-Mississippi-Republicanos-Democratas-RACCOON KNOWS

Los dos candidatos presidenciales principales están observando el supermartes 2 como una oportunidad para fortalecer su impulso y aumentar su liderazgo mientras buscan dejar a un lado las contiendas para finales de mes.

CNN proyecta que Hillary Clinton y Donald Trump ganarán las primarias de sus partidos en Mississippi. En ese estado hay 40 delegados republicanos y 36 delegados demócratas en juego.

Hasta el momento, Trump había ganado 401 delegados. Necesita 1.237 para ganar, de un total de 2.472 en el Partido Republicano.

Hillary Clinton tiene hasta el momento 1.160 delegados. En el Partido Demócrata se necesitan 2.383 de un total de 4.765 delegados para ganar la nominación.

Hillary Clinton trata de sentar las pautas para toda la región de los Grandes Lagos al derrotar a Bernie Sanders en Michigan, y se espera que ella reclame otra victoria meridional en Mississippi.

Además, Donald Trump trata de dominar frente a cuatro contiendas republicanas disponibles. Él lleva la delantera en Michigan y le ha ido bien en los estados meridionales como Mississippi. Idaho y Hawaii votan también el martes, una oportunidad de obtener más delegados.

Esto es lo que habrá que observar en las elecciones del día:

¿Acaso Trump puede volverse inalcanzable?

El tiempo se acaba para que los oponentes de Trump cambien las cosas antes de que los estados decisivos empiecen a votar y que el favorito del Partido Republicano acumule los suficientes delegados como para que bloquee la nominación antes de la convención.

Trump y el senador por Texas, Ted Cruz, se han desvinculado del senador por Florida, Marco Rubio, en el conteo de delegados… y el martes debería ser de ayuda para que ellos consoliden su ventaja.

Trump lidera las encuestas en Michigan, la joya de la corona de las competencias del martes.

Mississippi, por su parte, pondrá a prueba si el aumento de Cruz en Louisiana –él cerró una masiva brecha de votación y terminó dentro de los cuatro puntos el sábado– se expande a otros estados meridionales, o si Trump puede finalizar dominando en el Sur Profundo. Idaho podría ser un mejor terreno para Cruz, quien ha pasado más tiempo en el estado que otros candidatos.

No obstante, los tres estados plantean problemas para Rubio.

Tanto Mississippi como Michigan requieren que los candidatos lleguen al 15% para acumular delegados. Idaho requiere que los candidatos sobrepasen el 20%. Cuanto más fuerte contiendan Trump y Cruz, más difícil será que Rubio logre alguna ganancia en absoluto.

¿Qué pasa con los que se deciden al final?

Rubio cuenta con un historial que muestra que le va bien con “aquellos que toman decisiones tardías”… los votantes que se deciden durante la última semana. Él obtuvo 39% de esos votantes en Virginia, por ejemplo, según las encuestas de salida..

Pero las encuestas han demostrado que esos votantes por lo general representan menos de un tercio del electorado de un estado.

En Michigan, una encuesta de la Universidad de Monmouth mostró que un 23% de los votantes estaban indecisos o solo tenía una ligera preferencia en los días previos a la votación primaria.

Y las encuestas han mostrado que los partidarios de Trump tienden a ser más cerrados a favor de su candidato que los partidarios de Rubio.

Lo que las contiendas del martes podrían demostrar es si existe suficiente movimiento tardío como para ayudar a los rivales de Trump… particularmente desde que la semana previa al debate presentó el debate republicano más explosivo hasta ahora.

El barómetro demócrata

Después del debate demócrata del domingo por la noche, el jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver, se preocupó cuando se refirió a Clinton como una “candidata regional” que se esfuerza por ganar fuera del sur.

Para Clinton, Michigan pondrá esa afirmación a prueba.

Ella se muestra cada vez más ansiosa por dirigir su atención hacia la elección general… y para lograrlo, Clinton necesita cambiar el rumbo de los votantes blancos, y en particular, aprovechar su ventaja entre las mujeres. Ella ha obtenido mejores resultados en esos datos demográficos desde que Sanders ganó en Nueva Hampshire hace poco más de un mes, y Michigan es un buen barómetro para Clinton. Este es un estado densamente poblado y diverso que los demócratas tienen que lograr absolutamente a fin de ganar las elecciones generales de noviembre.

El domingo por la noche en Flint, Michigan, Clinton le dejó caer una bomba a Sanders sacando a relucir su voto de 2008 en contra de la ley de rescate de automóviles, con lo que estableció una línea de ataque que ella probablemente utilizará más adelante en otros estados industriales del medio oeste.

“El dinero estaba allí y tuvo que ser liberado con el fin de salvar la industria del automóvil, 4 millones de empleos y para comenzar el proceso de reestructuración. Yo voté para salvar la industria del automóvil. Él votó en contra del dinero que terminó salvando la industria del automóvil. Creo que esa es una diferencia bastante grande”, dijo ella en el debate de CNN.

“Al tener en cuenta las terribles presiones bajo las cuales estaba la industria automotriz y que enfrentaba la clase media de este estado, de Ohio, Indiana, Illinois, Wisconsin, Missouri y otros lugares en el Medio Oeste, creo que prestar atención a lo que el presidente electo Obama nos pidió que hiciéramos fue la decisión correcta”, añadió. “Estabas allí para salvar la industria automotriz o en contra de ella. Yo voté para salvar la industria automotriz y estoy muy contenta de haberlo hecho”.

Una victoria en Michigan podría establecer a Clinton para un gran 15 de marzo… cuando vote Florida, Ohio, Illinois, Carolina del Norte y Missouri. Si Sanders no puede ganar en Michigan, podría ser que no fuera capaz de ganar cualquiera de esos estados. Sin embargo, un fracaso de Clinton, significa que Missouri, Ohio y posiblemente Illinois estarían en juego.

¿Acaso Kasich está subiendo?

El gobernador de Ohio, John Kasich, en realidad ha saltado por delante de Rubio por el tercer puesto en Michigan, y está aumentando rápidamente, según mostró una encuesta de la Universidad de Monmouth el lunes. Él parece haber hecho un buen papel en el debate presidencial republicano de la semana pasada, cuando quedó fuera de la avalancha Trump-Rubio-Cruz.

Así que imagina este escenario: Kasich derrota a Rubio en Michigan. Luego, el 15 de marzo, Kasich gana su estado natal de 66 delegados, en donde el ganador se lleva todo, y Rubio pierde en su estado natal de Florida con 99 delegados en donde el ganador se lleva todo.

Repentinamente, Kasich se convertiría en el líder republicano moderado, del tipo del ‘establishment’ en la contienda… y Rubio carecería de un camino a seguir.

Hay una gran cantidad de cosas que podrían suceder. Pero, para que Kasich pueda obtener alguna posibilidad de transformar lo que ha sido una campaña de menor escala y mucho más selectiva en cuanto al lugar en donde él intenta competir en una campaña con una posibilidad real de acumular delegados rápidamente, Michigan es el lugar en donde tiene que empezar.

Para Kasich, ganar Ohio podría ayudarle a desempeñar un pequeño papel en negarle a Trump los delegados que él necesita para ganar categóricamente la nominación del Partido Republicano.

Pero, para tener una oportunidad de obtener la nominación, Kasich tiene que ganar el Medio Oeste… estados como Michigan, Illinois, Indiana y Wisconsin, los cuales tienen gobernadores republicanos con estilos similares y que con frecuencia son campos de batalla en las elecciones generales.

FUENTE