No es habitual escuchar de las sales de Epsom mediante los medios de comunicación, pero eso no implica que estas sales no sean beneficiosas para nuestra salud, como verás con lo que te contamos a continuación.

Qué son las sales de Epsom

El psicólogo Nahum Montagud Rubio señala en su entrada para Psicología y Mente que las sales de Epsom, o sulfato de magnesio por su nombre químico, son un remedio natural y exfoliante que se usa para tratar varios dolores y problemas orgánicos.

El magnesio, un elemento de las sales de Epson, es un mineral que cumple un rol muy destacado en la síntesis de algunas de las proteínas necesarias para el cuerpo humano, especialmente las que se utilizan en las articulaciones.

Originalmente, estas sales eran extraídas de un manantial próximo a Epsom, la localidad de Inglaterra que le da su nombre. El agua de este manantial es salada y amarga, y fue allí donde se destiló la sal por primera vez.

Beneficios de las sales de Epsom

Es posible que el magnesio sea útil de usar para la disminución del estrés, razón por la que las sales de Epsom se usan a veces como sales de baño. Por otro lado, también se ha dicho que estas sales fomentan la producción de serotonina, lo que disminuiría el estrés y la ansiedad.

Estas sales se han usado mucho como ingredientes antisépticos y antiinflamatorios, por lo que se han empleado para el alivio de dolores y las molestias vinculadas con alergias y quemaduras. Sin embargo, este uso de las sales de Epsom no cuenta con respaldo científico.

Las sales de Epsom han sido atribuidas con capacidades de alivio para el estreñimiento. Si se consumen de forma oral, ellas pueden cumplir la función de laxantes.

Si le das una oportunidad a las sales de Epsom, podrás experimentar de primera mano los beneficios que hemos mencionado anteriormente y que serán de gran ayuda para ti si quieres experimentar el bienestar.

Fuente