El agua mineral proviene de depósitos subterráneos, no se somete a procesos químicos y como su nombre lo dice, tiene una gran cantidad de minerales. 

Además de su mayor cantidad de minerales, a diferencia del agua de grifo, el agua mineral se debe embotellar en la fuente.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para ser vendida como “agua mineral” debe tener no menos de 250 partes por millón de sólidos disueltos totales… El agua mineral se distinguirá de otros tipos de agua por su nivel de minerales y oligoelementos”. Dichos minerales no se le deben agregar después de su recolección.

Las concentraciones y combinaciones de los minerales del agua varían de acuerdo a su procedencia. Entre los minerales que generalmente se encuentran están el magnesio, calcio, sodio, bicarbonato, hierro y zinc. Algunos de los beneficios que puede ofrecer el consumo de agua mineral son:

Favorecer la salud ósea

Una investigación examinó a un grupo de mujeres que beben regularmente agua mineral con alto contenido de calcio y encontró que a diferencia de quienes utilizan diferentes tipos de agua con menor contenido de calcio, mejoraron los valores densidad ósea vertebral.

Mejorar la salud digestiva

La función intestinal resulta favorecida por las aguas minerales de sulfato y magnesio, hay una mejora de los síntomas del estreñimiento y deposiciones en general. Según un estudio publicado en la revista Clinical Cases in Mineral and Bone Metabolism.

Reducir la presión arterial

El magnesio regula la función de los músculos y el sistema nervioso, los niveles de azúcar en la sangre, y la presión sanguínea. Algunos estudios indican que las personas que consumen más magnesio en su dieta tienen un riesgo más bajo de enfermedad cardíaca y derrame cerebral, publican los Institutos Nacionales de Salud.

Aumentar los niveles de hierro

Además de ser hidratante puede ser una opción para aumentar el consumo de hierro cuando se requiere obtener una mayor cantidad como las mujeres embarazadas, quienes padecen anemia, adolescentes o con mujeres periodos menstruales abundantes.

La biodisponibilidad del hierro en el agua mineral es muy alta debido a la presencia de otros oligoelementos: cobre, zinc, manganeso, litio y aluminio.

Promover la regulación sanguínea

El agua mineral puede contener grandes cantidades de calcio, magnesio y potasio, minerales que promueven la circulación sanguínea.

Para la salud dental

Las aguas minerales fluoradas pueden reducir la incidencia de caries y promover la mineralización ósea. Debe evitarse el consumo excesivo del agua mineral con fluoruro ya que puede tener algunos efectos tóxicos.

El consumo de agua mineral es seguro para la mayoría de las personas. Quienes tienen presión arterial alta podrían limitar el consumo de aguas minerales ricas en sodio.

Fuente