La costumbre de tomar estas bebidas se contradice con la creencia de que no combinan bien y pueden causar malestar estomacal.

El problema radica en que la leche se “corta” a causa de los ácidos de la naranja y otros cítricos lo que, según el mito popular, puede provocar vómitos, diarreas y otros síntomas irritantes.

Parece que en algunos casos, sobre todo en personas con problemas digestivos, no es muy ideal tomarlos en el desayuno, pero no es tanto por el orden en que se toman sino al hecho de que sean precisamente esas dos bebidas. Uno por ácido y el otro porque requiere un largo proceso digestivo.

Cuánto tardan en digerirse

La creencia sostiene que el jugo de la naranja es muy ácido y se digiere con mucha mayor rapidez que la leche. Especialmente lenta de procesar en el estómago a causa de la gran cantidad de proteínas y grasa que esta contiene. Si se toman al mismo tiempo, el zumo de la fruta acabará estando demasiado tiempo en el estómago antes de ser digerido y puede causar acidez y malestar en el estómago.

La ciencia concluye que no importa cuál sea el orden en que las tomemos en el desayuno, y aún así no se tome jugo de cítricos, la leche acabará cortándose en el estómago debido al accionar de los jugos gástricos, especialmente el ácido clorhídrico, mucho mas potente que el ascórbico de la naranja.

Aunque no hay que tirar por la borda la creencia popular, que se basa más en cuestiones prácticas. Tiene su lógica tomar antes el jugo porque no conviene inicie su proceso de oxidación y pierda sus propiedades. También resulta más lógico beber antes algo que está frío y se toma en un par de tragos, que un café con leche, que se mantiene un rato caliente y se bebe a sorbitos saboreándolo.

Un proceso natural

Cuando se dice que la leche se “corta” significa que esta se altera por la acción de microorganismos que crecen en ella, degradan la lactosa y producen ácido láctico. Cuando este aumenta mucho, las proteínas de la leche, llamadas caseínas, no se mantienen solubles y precipitan, es decir, se separan del líquido.

¿Cómo ocurre? Es fácil de comprobar si se mezcla en un vaso de jugo de una fruta ácida y leche. En pocos segundos, arriba quedará un líquido blanquecino, y abajo una masa más sólida y grumosa, que son las proteínas. De hecho, ese mismo principio es el que se emplea para hacer yogurt.

Pues bien, un proceso similar sucede en nuestro estómago cada vez que tomamos leche, por el efecto del ácido clorhídrico. Es decir que la leche que tomamos, sea con o sin zumo, siempre se corta en nuestro estómago. Y no siempre nos causa malestar, a excepción de las personas con intolerancia a la lactosa.

Fuente