Loading...

anthony(raccoonknows.com)

Carmelo Anthony , estrella de los New York Knicks sabe que tomó un “enorme riesgo” cuando decidió no operarse para reparar una ruptura en su hombro izquierdo, y optó por mejor someterse a rehabilitación.

Pero, hasta el momento, él está muy contento con los resultados.

Anthony admitió que él jugó con una ruptura en el manguito rotador y una ruptura parcial del labrum en su hombro izquierdo a finales de la temporada pasada.

La lesión lo entorpeció en los juegos finales de la campaña regular y en los playoffs.

En lugar de someterse al bisturí para reparar su hombro, Anthony optó durante el receso de temporada intentar arreglar la lesión mediante rehabilitación intensiva.

Él está satisfecho con el resultado actual.

“Estoy muy contento por ir de un manguito rotador y un labrum rotos a no necesitar cirugía”, dijo Anthony a la prensa en Manchester, N.H. “Esperen, dejen me retracto: por tomar el riesgo de no operarme y dejar que sanara solo. Tomé un gran riesgo por hacer eso. Significaba que debía invertir más tiempo durante el receso de temporada para hacer lo que debía hacer para que fuera correcto”.

Si él hubiera optado por la cirugía, los médicos le dijeron a Anthony que él podría haberse perdido el inicio de la temporada.

“Hubiera estado fuera cuatro, cinco meses, por la severidad de la ruptura”, dijo.

Por supuesto, hay un riesgo inherente en decidir en contra de la cirugía. El hombro de Anthony, presumiblemente, es más susceptible a daño si es golpeado repetidamente esta temporada. Si optaba por la cirugía, su hombro hubiera estado 100 por ciento sano cuando volviera a la duela.

Anthony originalmente sufrió la lesión contra los Indiana Pacers el 14 de abril en una colisión cerca de la canasta. La lesión se intensificó en la serie de primera ronda ante Boston cuando Kevin Garnett jaloneó su hombro.

“Fui un poco inocente”, afirmó Anthony. “Sentí como que se había roto o algo por el estilo cuando pasó por primera ocasión. Una vez que ocurrió, supe que algo malo pasaba”.

Anthony jugó con incomodidad considerable durante la postemporada, y sus disparos parece que fueron afectados

Acertó un 40.9 por ciento en tiros de campo en 12 juegos de postemporada luego de haber acertado el 45 por ciento en la temporada regular.

“Había todo tipo de cosas ocurriendo ahí”, señaló Anthony. “Estaba arruinado”.

Anthony nunca se quejó de la lesión, y tampoco la usó como excusa durante la postemporada -aunque él admitió luego que terminara la serie, que la lesión lo había afectado en la duela.

A principios de la pretemporada, Anthony se reunió con el equipo médico de los Knicks para determinar el siguiente paso a tomar.

“Todo mundo tiene su opinión y las pusieron sobre la mesa, todos tenían sus pros y contras”, dijo Anthony. “La cirugía era el último recurso”. Los Knicks quizá tengan precaución con Anthony esta temporada. El coach Mike Woodson parece inclinarse por jugar más con Anthony como alero. Este movimiento podría limitar el contacto que Anthony sufre, porque él marcaría al alero del equipo rival en lugar de chocar contra el ala-pívot.

Fuente:ESPN