A muchas personas no les sienta bien mostrar sus uñas amarillentas en público, lo que es completamente entendible. Afortunadamente, este es un problema que puede resolverse fácilmente a partir de remedios caseros como los que te mostraremos a continuación:

Aceite de coco

Según un artículo del portal Glamour, tanto el aceite de coco como el aceite de árbol de té son aceites poderosos y útiles para la limpieza de las uñas que tienen hongos. Por otro lado, el óleo del coco es un buen hidratante que deja las manos radiantes y suaves.

Mezcla en un tazón 1 cucharadita de aceite de coco y 2 gotitas de aceite de árbol de té. Mezcla hasta conseguir una pasta homogénea, y aplica en las uñas de tus manos a modo de masaje.

Vinagre blanco

El vinagre blanco ha sido usado desde mucho tiempo atrás para erradicar las uñas amarillas por su capacidad de eliminar los hongos que molestan a nuestras uñas.

Diluye 1/3 de taza de vinagre blanco en 2/3 de taza de agua mineral y deja remojar tus uñas por unos 10 minutos. Pasado el tiempo, humedece un algodón blanco en el vinagre y pásalo sobre tus uñas como si fuera acetona. Enjuaga con agua tibia.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un remedio limpiador, exfoliante y blanqueador natural que, no obstante, hemos de usar con precaución para que no sea perjudicial.

Solo debemos mezclar 1 cucharadita de bicarbonato de sodio y 3 cucharaditas de agua. Debemos remojar un disco de algodón en el líquido y pasarlo por todas las uñas mediante masajes suaves. Espera unos 15 minutos antes de enjuagar y repite 1 vez a la semana.

Fuente