Loading...

Mideast-Syria-Bashar-Assad(raccoonknows.com)

BEIRUT (AP) — Fuerzas del gobierno sirio se enfrentaron el martes con rebeldes vinculados con al-Qaida que trataban de capturar una antigua ciudad cristiana al norte de Damasco, dijeron activistas y la prensa.

El Jabhat al-Nusra parece haber centrado sus ataques contra Sadad por su ubicación estratégica cerca de la principal carretera al norte de Damasco, en lugar de por su población cristiana. Pero el grupo islamista es hostil a ese grupo minoritario, que tiende a respaldar al presidente Bashar Assad, y otros grupos vinculados con al-Qaida han saqueado y profanado iglesias en áreas que han tomado.

El ataque contra Sadad, unos 95 kilómetros (60 millas) al norte de la capital, comenzó el lunes al amanecer, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La policía local resistió el asalto el inicio y fue reforzada por el ejército.

El ataque rebelde pareció centrarse, entre otros lugares, en un hospital en la ciudad, dijo el Observatorio, que monitorea los combates por medio de una red de activistas en el terreno. Dijo que hubo combates además en el vecino pueblo de Muhin y que Jabhat al-Nusra controlaba la principal carretera hacia Damasco.

El presidente Assad ha conseguido el apoyo de una serie de minorías religiosas y étnicas en Siria, incluyendo cristianos y miembros de su secta alauita, en la guerra civil, que está ya en su tercer año. Entre los rebeldes predomina la mayoría suní.

Grupos islamistas vinculados con al-Qaida, como el Frente Nusra y el Estado Islámico de Irak y el Levante, están entre las facciones rebeldes más activas en Siria. Esos grupos se han enfrentado con otras brigadas rebeldes más moderadas por el control de estratégicas áreas fronterizas, además de batallar a curdos en el norte.

También el martes, proyectiles de mortero cayeron en un suburbio pro gobierno en las afueras de Damasco, matando al menos a dos personas, dijeron la agencia oficial SANA y Abdurrahman.

No estaba claro de inmediato quién era responsable de ese ataque, pero rebeldes previamente han atacado Jaramana, donde viven cristianos y drusos. Está cerca de otro suburbio, Mleiha, donde los combates entre rebeldes y el gobierno han durado días.

Mientras tanto, inspectores internacionales encargados por la ONU de destruir el arsenal químico de Siria dijeron que han visitado 17 sitios desde que comenzaron sus labores en octubre. En una declaración el lunes, los inspectores dijeron que han destruido “equipo crucial para volver inoperables las instalaciones”.