Seguro en más de una ocasión se te ha erizado la piel o te has puesto “chinita”, cuando hace frío o incluso si algo te emociona, ¿pero por qué ocurre realmente? Si se te puso la “piel de gallina”, te contamos lo que hay detrás de esa reacción.

El cuerpo humano no deja de sorprendernos, entre más lo conozco, más curiosidad me causa. Una de las reacciones que siempre ha despertado mi interés, es la “piel de gallina”, vellitos “erizados” o “piel chinita”, como sea que la llames. Pues es muy común cuando hace frío o incluso al escuchar una canción que te llega al alma.

Pero qué dice la ciencia, ¿por qué pasa si realmente no tiene un sentido funcional?

Primero definamos esta reacción: se tratan de diminutos bulbos o puntitos que nuestra piel despunta y hace que el vello de esa zona se erice de forma notoria. Lo que lleva a nuestro cuerpo a hacerlo, lo revela un estudio de la Universidad de Harvard.

La investigación partió del hecho de que en los animales con piel gruesa, esta función podría protegerlos del frío, pero en los humanos parece no tener ese efecto, ¿entonces la evolución aquí no aplica?

Lo mismo se preguntaron los científicos y encontraron que las células que causan que se te ericen los vellitos, también regulan las células madre que regeneran el folículo piloso y el cabello. El músculo que se contrae debajo de la piel para crear este “efecto”, es necesario para unir la conexión del nervio simpático con las células madre del folículo piloso.

Este nervio reacciona al frío contrayendo el músculo, lo que causa escalofríos a corto plazo e impulsa la activación de las células madre y el crecimiento de cabello nuevo a largo plazo.

La razón es que si el frío dura, es una forma de indicar a las células madre que tal vez necesiten regenerar una nueva capa de cabello, según explican los implicados en la investigación. O sea que todo esto es una reacción para acoplar la regeneración de tejidos a los cambios del exterior.

Otro estudio de la Universidad de Harvard, publicado en 2016, encontró que quienes tienen esta respuesta fisiológica a la música, cuentan con un cerebro “diferente”. De acuerdo al responsable de la investigación, esta reacción u otras como el “nudo en la garganta”, se relacionan a una estructura cerebral diferente al resto.

Es decir, tienes un volumen más denso de fibras que conectan la corteza auditiva con áreas que procesan emociones, lo cual te da un acapacidad para experimentar más y más fuerte las emociones.

Increíble, ¿no? Ahora ya lo sabes, la próxima vez que se te ponga la “piel de gallina”, recuerda que es una forma de tu cuerpo de activarse para intentar protegerte si la temperatura no se eleva.

Fuente