image

 

Cuántas veces soñamos con una piel perfecta? Seguro fueron muchas las ocasiones y puede que no hayamos tenido éxito.

Invertimos demasiado en productos que no tienen los resultados que prometen y eso nos desanima. Pero ahora podrás ahorrar y realizar tu propio exfoliante en casa y lucir la piel de un bebé.

Ingredientes

Agua caliente
Granola

Modo de preparación

Toma una taza de té y llénala de granola.
Repite el procedimiento pero está vez llena la taza con agua caliente.
Mezcla ambos ingredientes hasta que se unifiquen.
*Tip: si tienes la piel muy sensible puedes moler la granola para que la textura de la preparación sea más suave.

Modo de uso

En un lugar cálido, aplica la preparación caliente dando pequeños golpes y con movimientos circulares.
Espera a que se enfríe para poder quitarla suavemente con un poco de agua.
Coloca crema hidratante en tu piel para que esta luzca aún mejor.
Es importante que no realices este procedimiento todos los días, ya que la piel es un órgano muy sensible y podría verse lastimado.

Recuerda, igualmente, que la exfoliación es un procedimiento importante para promover la renovación celular y potenciar la oxigenación de la piel.

Además, luego de realizar este proceso, tu piel absorberá mucho mejor la crema hidratante.

Fuente