octubre-renovación-DACA-Raccoonknows.jpg

 

Con voz entrecortada Nancy Orocio se alzó frente al micrófono: “Tenemos lo que tenemos y somos lo que somos gracias a nuestros padres… Crecí en este país y es lo único que conozco”, dijo la joven de 24 años que fue traída por sus padres desde México cuando apenas tenía once meses.

Orocio es una de las casi 800,000 historias de los llamados dreamers (soñadores). Ahora todos ellos corren el riesgo de ser deportados luego de la decisión, catalogada por muchos como “infame y cruel”, del gobierno de Donald Trump de eliminar el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Como la mayoría de los soñadores, Orocio fue una destacada estudiante y es una profesional admirada. En 2011 fue reconocida como “estudiante del año” en el Colegio del Sagrado Corazón, en Atherton. En 2015 se graduó de la Universidad de Santa Clara y trabaja como asistente y consejera para casos legales de inmigración, certificada por el Departamento de Justicia.

A pesar de la forma en han sido tratados por muchos políticos, los dreamers aman a este país como cualquier otro ciudadano. Orocio recuerda que sacar sus papeles en el Seguro Social y en el Departamento de Vehículos Motorizados le “hizo sentir que finalmente estaba saliendo de las sombras, como una estadounidense normal… Sentí algo que siempre había sentido en mi corazón, que pertenezco a este país y que [ahora] tengo la documentación para comprobarlo”, recordó.

Pero todo esto puede cambiar. “Es un tiempo de incertidumbre. Me da ansiedad y miedo. Por eso es que estoy llamando a mis compañeros dreamers que salgamos a las calles, que hablemos con nuestros representantes del Congreso, para que podamos luchar por algo mejor y ojalá que cuando se venza el plazo ya haya algo más permanente. Tengo esperanzas”, dijo.

El plazo mencionado se refiere al periodo de seis meses que el gobierno de Trump dio para el inicio de la revocación de DACA.

Orocio y líderes de Caridades Católicas del Condado de Santa Clara advirtieron la semana pasada que miles de dreamers corren el riesgo de perder la fecha del 5 de octubre. Aquellos beneficiarios de DACA cuyos permisos de trabajo se vencen entre el 5 de septiembre de 2017 y el 5 de marzo de 2018 tienen hasta el 5 de octubre para obtener un nuevo permiso de trabajo de dos años. Con sólo tres semanas hasta que se cumpla el plazo “tenemos miedo de que el primer grupo de soñadores aprobado… no sabe que tiene hasta el 5 de octubre para renovar”, alertaron.

Los líderes también anunciaron la realización de un taller gratuito para el 16 de septiembre. Allí los soñadores podrán llenar sus solicitudes de renovación o hablar con abogados de inmigración para analizar las posibilidades disponibles. El taller también incluye una clase sobre derechos individuales de los inmigrantes y cómo actuar, qué decir y a dónde acudir en busca de ayuda si son confrontados por agentes de Inmigración.

La abogada Mina Ciurea dijo que la acción que el Congreso podría tomar aún no está clara. “En estos momentos estamos especulando. Sé que hay diferentes legislaciones que se están estudiando, esperamos que se unan y se pongan de acuerdo en una. Lo mínimo es que protejan a las personas que son beneficiarios de DACA. Estamos junto a los soñadores… estamos con todas las comunidades de inmigrantes”, resaltó Ciurea.

“Nosotros sentimos que esto fue como una gran desgracia. Estas personas entregaron toda su información al gobierno y ahorita es como una trampa… es como una gran traición. Hay miedo, es cierto, hay ansiedad, es cierto, hay tristeza, es cierto, pero también estamos listos para seguir adelante… Es muy triste que el presidente Trump esté tratando de destruir el legado del presidente Obama, es como usar el egoísmo como motivo político”, aseveró el sacerdote Jon Pedigo.

Estos cursos y talleres son “para ayudar a la comunidad a salir adelante en estos tiempos muy difíciles. Para dar información al pueblo, para animar, motivar y movilizar al pueblo para la acción y ayudar a las personas en asuntos legales”, aseguró Pedigo, director de Participación Ciudadana de Caridades Católicas.

Mientras tanto la solidaridad y ayuda financiera para ayudar con los costos de renovación continúan creciendo. Los supervisores del Condado de Santa Clara aprobaron por unanimidad la creación de un fondo de emergencia de $200,000, la asamblea estatal anunció la asignación de otros $30 millones y el Fondo de Acciones de La Misión (Mission Asset Fund) entregará $500,000 dólares para ayudar a beneficiarios de DACA en colegios y universidades.

“A mis compañeros soñadores; no tienen que dejarse vencer. Esta es una oportunidad para luchar por algo mejor, por una legislación que nos dé la oportunidad de quedarnos aquí permanentemente. No tengan miedo de compartir sus historias porque es muy importante que las personas sepan por qué esto es tan importante para nosotros. Es muy importante recordar que sin el sacrificio de nuestros padres no estaríamos donde estamos…”, concluyó Orocio.

Talleres y ayuda

Taller gratuito para renovar DACA y presentación sobre sus derechos legales: Sábado 16 de septiembre del 2017, 8 am, en Most Holy Trinity Church, 2040 Nassau Dr, San José.
Más en: www.catholiccharitiesscc.org

Números vitales

$495 es el costo de renovar el DACA. En el país existen unos 800,000 beneficiarios de DACA.

Fuente