Autoridades de Salud y médicos continúan en desacuerdo

SANTO DOMINGO. Por quinta ocasión en dos meses consecutivos, el Colegio Médico Dominicano (CMD) y otros gremios del sector sanitario paralizarán sus labores por 72 horas en todo el país, a partir del martes de la próxima semana en los hospitales públicos y del Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

En esta ocasión, el argumento es la negativa del presidente Danilo Medina de recibir una comisión que encabezaba el presidente del CMD, Waldo Ariel Suero, lo que para los sindicalistas interpretan un rechazo al diálogo.

“El no querer reunirse con nosotros y rechazar el diálogo, demuestra que el discurso del presidente Medina sobre el diálogo es una retórica, que lo utiliza como instrumento para ganar tiempo e intentar desactivar este proceso de lucha sin ninguna propuesta concreta”, opina Suero.

Lamentan la sinrazón del Gobierno de no buscar salidas a sus demandas de aumento del 5% del Producto Interno Bruto (PIB), para la mejoría del sistema de salud, pensiones dignas y con seguro médico, reajuste salarial de un 60% y nombramiento de más personal en los centros de asistenciales.

Mientras tanto, la ministras de Salud, Altagracia Guzmán Marcelino, reitera que sigue abierta al diálogo, y los sindicalistas repiten eso mismo también.

Los perdedores

Pacientes, que por las pasadas huelgas les reprogramaron las fechas de la cita médica para los días 8, 9 y 10 de este mes tendrán que esperar otro mes para ser asistidos por un especialista, debido a que esos días las labores médicas se verán nuevamente afectadas por los paros.

América Montero es de las pocas pacientes que se “salvaron”, porque su cita fue reprogramada para este lunes 7.

Eso demuestra que en medio del conflicto entre los representantes de la salud, los más perjudicados son los pacientes pobres que asisten a los hospitales en busca de asistencia médica.

Los gremialistas lo reconocen, pero responsabilizan al presidente Medina, quien rechaza reunirse con ellos.

Los teléfonos

En lo que parece una excusa fácil, la ministra de Salud reacciona al llamado a huelga diciendo que Suero tiene su número de teléfono y que le puede llamar para seguir conversando, mientras su colega y sindicalista le responde de manera similar.

FUENTE