Los residentes portaban pancartas y gritaban consignas como “Justicia para Freddie” y “Libertad”

Baltimore — En el cuarto día de toque de queda, centenares de afroamericanos improvisaron hoy una gran fiesta en la intersección de las avenidas Pennsylvania y West North en esta ciudad portuaria para celebrar que, por fin, habrá justicia por la muerte de Freddie Gray.

La celebración callejera, que fue creciendo con las horas, se produjo de forma espontánea tras conocerse que la fiscal de Baltimore, Marilyn J. Mosby, anunció cargos criminales contra seis policías implicados en la muerte de Gray, quien sufrió mortales lesiones en su columna dorsal mientras estaba bajo su custodia.Acompañados en su euforia por ruidosas bocinas de automóviles y bajo fuerte presencia de la policía y de la Guardia Nacional, los residentes portaban pancartas y gritaban consignas como “Justicia para Freddie”, “Libertad”, y “Todas las vidas cuentan”.

Comunidad de Baltimore celebró la decisión de la fiscal.

Desde un cielo soleado, tres helicópteros vigilaban la fiesta callejera mientras decenas de policías locales intentaban poner orden en el tráfico en la zona. La misma escena se repetía en la alcaldía de la ciudad, causando enormes atascos de tráfico.Maxine Reed Vance, trabajadora de una clínica para mujeres pobres gritaba, sin la ayuda de un micrófono, versos de la Biblia sobre la justicia y el amor al prójimo. A pocas pasos de ella, un grupo de estudiantes blancos repartía agua y galletas a los niños.Tanto residentes como activistas consultados por este diario, algunos con lágrimas apenas contenidas, coincidieron en que la presentación de cargos criminales es un buen comienzo para sanar las heridas de una ciudad dividida durante décadas por el racismo, la discriminación y la marginación de los afroamericanos.“Vine a mostrar mi apoyo a la fiscal Mosby.

Por fin alguien hace lo correcto, por fin nos escuchan”, dijo Mae McKinney, mientras ondeaba una bandera estadounidense.El sacerdote católico Kevin Muller, de la Iglesia Nuestra Reina de la Paz, consideró que hoy se hizo “historia” y que el siguiente paso es atender la enorme disparidad social que existe en el país y que da pie a estallidos sociales como el ocurrido en Baltimore.“La gente siente que por fin la escuchan. Hay muchas problemas en todo nuestro país, por eso hemos visto la solidaridad de otras ciudades con Baltimore”, señaló.

IMG_0198

David Bolding, de 36 años, aún muestra las heridas que sufrió a manos de la policía cuando fue arrestado en 2012 por conducir sin placas. Ha gastado $40,000 en una demanda que entabló contra la policía, pero su juicio aún no tiene fecha.“Creo que para sanar la heridas, tiene que haber transparencia. Lo que hizo Mosby es un buen primer paso”, aseguró Bolding.Katie Kirchner, una estudiante blanca de American University que trabaja en una escuela marginada en Washington, viajó hasta Baltimore en señal de solidaridad porque “hay demasiadas tensiones raciales en nuestro país y esto tiene que acabar”.

Cargos criminales, a espera de juicio

Durante una rueda de prensa para anunciar los resultados de una investigación, Mosby determinó que la muerte de Gray fue un “homicidio”, que su arresto fue ilegal y que éste fue maltratado desde el principio.

“Nadie está por encima de la ley”, advirtió Mosby, al señalar que el cuchillo que Gray cargaba en el bolsillo de su pantalón cuando fue arrestado era un arma legal y, por lo tanto, no se justifica su arresto.

IMG_0255

Uno de los cargos más serios, por homicidio en segundo grado con motivos innobles, fue presentado contra el agente Caesar R. Goodson, de 45 años,  quien condujo la camioneta en la que trasladaban a Gray.De ser declarado culpable de ese delito, Goodson podría recibir una pena máxima de 30 años en prisión.Otros policías afrontan cargos por homicidio involuntario, asalto en segundo grado, y arresto ilegal de un individuo, que conllevan una pena máxima de diez años en prisión.

Marchas pacíficas

El jueves, cerca de mil personas marcharon de forma pacífica en Baltimore, una emblemática ciudad portuaria a una hora de la capital estadounidense.

Activistas de Casa de Maryland también han convocado a un acto pacífico esta tarde en solidaridad con la comunidad afroamericana, por entender que la marginación y la brutalidad policiL algo que afecta también a los hispanos.

Baltimore celebraciones

“Nosotros queremos forjar una unidad entre los afroamericanos y los latinos. Este incidente en Baltimore tarde o temprano iba a ocurrir porque la ciudad está dividida en dos mundos…. la gente quiere justicia pero también necesita oportunidades”, dijo Lydia Walther Rodríguez, organizadora comunitaria de Casa de Maryland

Mañana sábado, grupos cívicos, religiosos y sindicalistas han convocado una marcha nacional a partir del mediodía, hasta la alcaldía de Baltimore para protestar contra la brutalidad policial y demostrar apoyo a las víctimas de esa repression.

FUENTE