Jeb Bush-democrata-presidente-raccoon-knows
Dirigiéndose en español a los votantes latinos, el exgobernador republicano de Florida, Jeb Bush, se presentó este lunes como el candidato a vencer en los comicios presidenciales de 2016, pero desde ya afronta el recelo de los conservadores y de muchos en la comunidad hispana.

Durante un acto en el Miami Dade College, Bush lanzó oficialmente su candidatura para la nominación presidencial del Partido Republicano, por el que también compiten otros diez precandidatos, cada uno prometiendo una agenda conservadora.

“No tomaré a nadie ni nada por hecho. Me lanzaré con el corazón; me lanzaré para ganar”, prometió Bush.

Tras atacar la gestión del presidente Barack Obama y a su posible rival demócrata, Hillary Clinton, Bush prometió corregir los problemas que aquejan al país, estableciendo como meta una tasa de crecimiento del cuatro por ciento y la creación de 19 millones de empleos, para así “elevar a la clase media y a todas las familias que no han tenido un aumento en 15 años”.

A la conquista de los latinos… y de los conservadores

Hablando en español, Bush pidió a los latinos que se sumen a su causa para construir un futuro de oportunidades, si bien su política migratoria levanta sospechas entre este bloque electoral.

Respondiendo a vítores de “Viva Jeb!”, prometió que, si gana la presidencia, pondrá en marcha una reforma migratoria, pero no a través de una “acción ejecutiva”, en un claro ataque a los alivios migratorios de Obama.

Pero el hecho de que hable español y tenga una esposa mexicana no basta para ganar el voto latino.

Julio Calderón, un hondureño indocumentado y activista de la Coalición de Inmigrantes de Florida, estuvo en el acto en Miami pero, en entrevista telefónica con este diario, dijo que Bush debe hacer más por lo hispanos.

Bush “dice que apoya una reforma migratoria, pero un estatus legal no es suficiente, porque los inmigrantes deben tener un paso a la ciudadanía también, y no le oímos decir eso”, señaló Calderón, de 26 años.

El exgobernador quiere mantener viva la dinastía política de su familia y ser el tercer Bush en llegar a la Casa Blanca -como lo hicieron su padre, Herbert W. Bush, y su hermano, George W. Bush- pero para eso tendrá que vencer el escepticismo que persiste también en algunos círculos conservadores.

Por ello, nuevamente destacó su gestión “reformista” como gobernador de Florida (1999-2007), período durante el cual, según su campaña, se crearon 1.3 millones de empleos, hubo un crecimiento del 4,4%, y su programa educativo abrió las puertas a colegios privados para estudiantes de escasos recursos.

Pese al manifiesto entusiasmo en el salón, Larry Sábato, director del Centro para Política de la Universidad de Virginia, advirtió de que, de cara a los comicios generales de 2016, “si los republicanos hablan en serio sobre ganar la Casa Blanca, tienen que pensar cuidadosamente sobre quién puede ganarle a Hillary Clinton, porque no va a ser fácil”.

Sabato señaló que Bush tiene “más bagaje” político que Clinton, y le perseguirá siempre el legado de su hermano, el presidente George W. Bush.

Por su parte, Matt Barreto y Gary Segura, encuestadores de Latino Decisions explicaron que Bush va contra la corriente del electorado hispano y esbozaron en un blog las cinco razones por las que no tiene garantizado su voto: se opone a los alivios migratorios; se opone a la expansión de “Medicaid”; se opone a un aumento al salario mínimo; no cree en la teoría del cambio climático, y apoya recortes de impuestos para los ricos y también en el gasto público.

Promesas de Bush durante discurso

Economía – Prometió medidas para crear una tasa de crecimiento del cuatro por ciento y la creación de 19 millones de empleos.

Inmigración – Prometió una reforma migratoria, pero no ha precisado si ésta incluiría una vía hacia la ciudadanía.

Educación – Prometió quitar el poder a los sindicatos y el gobierno federal y dar a los padres “opciones” para que envíen a sus hijos a mejores escuelas, ya sean públicas, privadas o “charter”.

Energía – Prometió luchar por lograr la seguridad energética en un plazo de cinco años.

Cuba – se opone a la apertura de EEUU hacia Cuba y reiteró que solo viajaría a la isla para apoyar la libertad del pueblo cubano.

Defensa/ Política exterior – Prometió “reconstruir” el poderío de las Fuerzas Armadas y cuidar de las tropas y veteranos, además de “reconstruir amistades vitales”, comenzando con Israel, y fortalecer alianzas internacionales lideradas por EEUU.

FUENTE