Familiares y conocidos marcharon por el Alto Manhattan, en Nueva York, este jueves para exigir el pocesamiento de los responsables en el caso por el asesinato Jeffrey Alexander Tavárez, a quien su novia Dauriza Burgos habría mandado a matar para quedarse con su dinero y sus bienes.

Liderados por Laura Julie Lugo, la madre de la víctima, los caminantes portaban mensajes como “Forever in our hearts” (por siempre en nuestros corazones) y “Justice for Jeffrey” (justicia para Jeffrey).

Los participantes, que vestían camisetas negras, salieron a eso de las 2 p.m., desde la calle Dickman, esquina Nagle en el vecindario Inwood, y recorrieron la avenida Saint Nicholas hasta tomar la avenida Wadsworth. La manifestación culminó en la oficina del concejal Ydanis Rodríguez, a quien pidieron su colaboración para agilizar el esclarecimiento del asesinato reportado el 23 de abril en el exterior de la vivienda que compartía la pareja.

“Ella lo tenía todo”, dijo a medios locales Lugo sobre la acusada.“No botó ni una lagrimita, ni una lagrima por la muerte de Jeffrey. Queremos que se haga justicia y que atrapen a los otros, porque hay muchos más”, añadió la mujer a quien en varias ocasiones se le escuchó gritar “¡mi bebé!” en referenciaa a su hijo. “No derramó una lágrima por hijo, no la vi derramar una sola lágrima”, manifestó Lugo, quien llegó a NYC procedente de República Dominicana.

Además de la expareja de Tavárez, en relación con el asesinato se encuentran bajo prisión preventiva el hermano de la mujer, identificado como Daury Burgos, Andy Ferrera Núñez, Pedro Luis Henríquez y David Adames Villamán. Hay otros sospechosos que no han sido detenidos.

Los familiares además pidieron que se agilicen los trámites para trasladar el cadáver a NYC.

Los presentes hicieron un reclamo a la embajada americana en República Dominicana para que intervenga en el caso, ya que Tavárez era un ciudadano de Estados Unidos, nacido en Nueva York.

Este viernes, se espera que el cuerpo de la víctima arribe a la ciudad, donde será sepultado.

De acuerdo con la prueba que maneja el Ministerio Público en el país caribeño, Burgos, de 22 años, le pagó a sicarios para que asesinaran a balazos a Tavárez, de 27. La mujer, presuntamente, quería quedarse con la fortuna que el joven había obtenido producto de una demanda por un accidente laboral.

Un video de seguridad que circula en redes muestra el momento exacto en que el joven es acribillado a tiros mientras su pareja abre la puerta de su vivienda.

Supuestas conversaciones entre Burgos y uno de los sicarios por WhatsApp habrían incriminado a la mujer.

El asesinado, al que le sobreviven cuatro hijos, era propietario de “Papi Chulo Rent a Car” y de Papi Chulo Vape y Hookah en RD.

“Queremos la pena máxima y si es posible el doble, porque no fue a un perro que mataron, fue a mi hijo”, planteó Lugo.

Fuente

Loading...