Si su hijo se porta mal en la escuela, ¿de qué manera lo castigaría? Chiquita Hill, una madre de Georgia, optó por una medida bastante extrema. Lo que está claro, es que su vástago no olvidará el episodio jamás.

La mujer, residente en Columbus, contactó a la policía de la ciudad para que arrestara a Sean, de 10 años.

Todo comenzó cuando una maestra le dijo que el chico estaba comportándose de manera “ruda e irrespetuosa, no escucha, responde de vuelta, no hace el trabajo de la escuela”.

 Posteriormente, la educadora llegó hasta la residencia e intentó hablar con el muchacho, pero a Sean las “palabras le entraron por un oído y le salieron por el otro”, según indicó Hill a la cadena ABC.

En imágenes que la propia madre suministró a ése y otros medios nacionales, se ve a un oficial colocándole las esposas al menor en el exterior de la residencia familiar, mientras el niño llora desconsolado. Luego los agentes lo sentaron por cinco minutos en el asiento trasero de la patrulla. Como si el impacto no fuera suficiente, un agente movió el vehículo por unos segundos.

Cuando “liberaron” al joven, éste corrió donde su mamá y le dijo: “Yo no lo vuelvo a hacer”.

La mujer explicó que sabía que tenía que hacer algo que realmente impactara a su hijo.

“[Sean] no me creía…Cuando ellos se aparecieron a la puerta, ahí fue cuándo le cayó el golpe”, agregó.


ABC Breaking US News | US News Videos

FUENTE