Hayley King, una estudiante de 22 años, de la Universidad de Carolina del Sur, podría enfrentar hasta 20 años de privación de libertad por lo que es, sin dudas, la reacción más disparatada a los problemas de convivencia por los que atraviesan los compañeros de dormitorio. Según reporte de Inquisitr y la televsiora local WIS-TV, las discusiones entre Hayley y sus dos compañeras, que compartían el aquiler de un apartamento fuera del campus universitario, parecen haber escalado hasta el punto que las chicas decidieron instalar cámaras de seguridad para espiarla, temiendo por sus extraños comportamiento. Y lo que descubrieron fue ciertamente espeluznante.

Según The State, el vídeo de vigilancia muestra a la joven dirigiéndose al refrigerador y contaminando varios recipientes de alimentos pertenecientes a sus compañeras, incluso escupiendo en sus comidas. Pero, lo que aparentemente comenzó como una desagradable pero inocua venganza fue adquiriendo un giro letal a medida que Hayley comenzó a rociar los alimentos de sus colegas con productos de limpieza o Windex.Para empeorar la situación, en el vídeo que fue entregado al Departamento de Policía de Columbia, se observa a una de las “roommates” comiendo de los recipientes contaminados.

Aunque afortunadamente no hubo ninguna víctima, esta irresponsable conducta podría arruinar el futuro de su protagonista, sobre la que se han presentado cargos criminales por manipulación malintencionada e ilegal de alimentos, y de ser hallada culpable puede recibir una larga condena en la cárcel.

FUENTE