Salario-Minimo-McDonald's-Cuomo-NY-Raccoon-Knows

José Carrillo limpia el lobby y las mesas de un McDonald’s en la calle 168, en Manhattan, donde sueña con el día en que gane lo suficiente para poder retirarse. Pero, a los 82 años, esa meta parece imposible, ganando sólo $8.75 la hora y trabajando 23 horas a la semana.”Si yo comenzara a ganar $15 la hora, podría cubrir mis necesidades sin ayuda del gobierno y podría ayudar a mi hijo y mi nieto”, dijo Carrillo, cuando dio su testimonio este lunes en la audiencia pública de la junta salarial de comida rápida.

Esta audiencia fue la segunda de cuatro sesiones programadas por la junta que convocó el gobernador Andrew Cuomo, para analizar el alza del salario mínimo de los trabajadores de este sector. Este lunes dieron sus testimonios más de 40 personas de todos los ámbitos, incluyendo trabajadores, estudiantes, profesores universitarios, líderes sindicales, empresarios y políticos.

“Esto es ciertamente democracia en acción”, dijo Byron Brown, alcalde de Buffalo y uno de los tres miembros de la junta que deberá analizar los testimonios y entregar recomendaciones al gobernador.Una de las primeras en declarar fue Shantel Walker, empleada de la pizzería Papa John’s, quien avanzó hacia el podio gritando “¡Sí se puede!” en español. “En estos momentos, yo estoy atrasada con la renta, no puedo pagar mis cuentas”, dijo Walker, quien agregó que, además, no le dan suficientes horas de trabajo. “En Nueva York somos líderes y en esto también tenemos que mostrar el ejemplo”, comentó Walker.

Oran por mejor sueldoAntes del inicio de la reunión, los activistas se reunieron en una iglesia aledaña, donde realizaron una oración interreligiosa para pedir por el éxito en la búsqueda de los $15 de salario mínimo en los restaurantes de comida rápida. “Hermanos y hermanas, paremos el subsidio que se le está dando a esta industria billonaria. Queremos los $15 y un sindicato. ¡Sí se puede!”, dijo Héctor Figueroa, presidente de Sindicato 32BJ SEIU. “Después de esto vamos a pelear por los $15 para todos los trabajadores”.

Tras la oración, más de 200 personas se dirigieron al auditorio del Centro Kimmel, en NYU, donde la junta salarial escuchó los testimonios, entre los cuales destacaron los de muchos latinos. José Juarez, un repartidor de Domino’s Pizza, relató que con su sueldo no le queda otra que compartir el baño con nueve personas en su departamento. Pero eso no es lo que más le cuesta. “Yo casi no puedo ver a mi hijo, porque tengo dos trabajos. Me voy a las 7:30 a.m. y a veces vuelvo a las 1:30 a.m. del día siguiente”, dijo Juárez. “Yo hoy no estoy ahorrando nada, a pesar de trabajar por dos”.

Entre los oradores también destacó el inversionista multimillonario Nick Hanauer, quien vino especialmente de Seattle, ciudad donde ya se aprobó el sueldo mínimo de $15. El empresario refutó el argumento de que aumentar el salario mínimo provocará un alza del desempleo. “Esto se presenta como si fuera una ley de la física. Esto no es verdadero”,  dijo Hanauer, quien explicó que en Seattle se ha visto mejoras en la economía y hoy hay más restaurantes per cápita que en Nueva York.

“La ley fundamental del capitalismo es que, si ganamos más, también habrá más consumo”.Pero no todos los empresarios hablaron a favor de esta medida. “Ir a un restaurante es uno de esos simples placeres de los estadounidenses. Este simple placer ahora va a costar más”, dijo Howard Nielsen, dueño del restaurante Sticky Lips BBQ, en Rochester.Además de estos testimonios, también se entregaron otros de manera escrita, entre ellos el del alcalde Bill de Blasio.

“Yo, y millones de personas, creemos que no debería haber debate al respecto. La gente está demandando salarios más altos. No los están pidiendo o rogando por ellos, los están demandando”, dijo De Blasio. “Como vivimos en democracia, creo que es mejor para todos los que estamos en posiciones de liderazgo, incluyendo la junta salarial, que escuchemos este llamado”.

Cifras que respaldan los $15

De acuerdo al contralor Scott Stringer, si se sube el salario mínimo, $1,300 millones llegarían a los bolsillos de alrededor de 180,000 trabajadores. En la ciudad existen 7,600 locales de comida rápida que emplean a más de 86,000 personas. Además, el contralor indicó que se solucionarían los problemas de renta de muchísimos trabajadores.

  • En Queens, 66,000 trabajadores verían un aumento de $159 semanales.
  • En El Bronx, 22,000 trabajadores verían un aumento de $139 semanales.
  • En Brooklyn, 54,000 trabajadores verían un aumento de $128 semanales.
  • En Manhattan, 34,000 trabajadores verían un aumento de $124 semanales.

Las próximas audiencias públicas:

El jueves 18 de junio, a las 12 p.m., en el Nassau Community College, One Education Drive, Garden City.

El lunes 22 de junio, a las 10 a.m., en el Edificio Legislativo, en Albany.

FUENTE