“No seas estúpido”. Ese fue el claro y directo mensaje que el gobernador Andrew Cuomo le mandó a los neoyorquinos que se aglomeran en las afueras de bares y restaurantes a consumir alcohol y sin respetar las normas de distanciamiento social ni usar máscaras, poniendo a todos en riesgo de un posible resurgimiento de los contagios de coronavirus.

La reacción del mandatario estatal ocurrió luego que videos publicados en las redes sociales el fin de semana mostraran a cientos de personas aglomeradas en calles de Astoria, en Queens, como si tratara de un festival callejero, consumiendo alcohol y violando las normas impuestas por su Administración para seguir manteniendo bajo control la pandemia en Nueva York.

Y es que las imágenes públicas provocaron alarma, porque precisamente muestra que en su mayoría son adultos jóvenes de entre 20 a 29 años, un segmento de la población en el cual se registrado en los pasados días un leve repunte de los casos de COVID-19.

A pesar que el pasado jueves la Gobernación anunció nuevas reglas para evitar estas aglomeraciones en las afueras de bares y restaurantes, la medida no evitó que las escenas se repitieran el pasado fin de semana en varias partes de la ciudad, principalmente en Astoria y en el Lower East Side, en Manhattan.

Las imágenes muestran que a pesar de la presencia de oficiales del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD), instando a las personas a dispersarse y usar máscaras, la mayoría optó por ignorar a las autoridades.

Este lunes se informó que incluso la oficina del Alguacil de la Ciudad, que es diferente al NYPD, emitió una orden de cierre contra el restaurante ‘BRIK Astoria’, en la calle Steinway, uno de los lugares donde más personas estaban concentradas el sábado en la noche. Los oficiales amonestaron al local por incumplimiento de las reglas de distanciamiento social, prohibiéndoles servir al aire libre durante una semana.

El pasado jueves Cuomo anunció que el Estado obligaría a estos negocios a cumplir con las normas, luego que su oficina ha continuado recibiendo quejas de personas en las afueras de esos negocios violando las reglas impuestas para evitar el aumento de contagios de coronavirus. La nueva regla, con el nombre ‘Three Strikes and You’re Closed’, establece que cualquier establecimiento que reciba tres violaciones estará obligado a cerrar. Y las violaciones graves pueden resultar en la pérdida inmediata de la licencia para vender licor y la Autoridad Estatal de Licores hará público cada semana el nombre y la locación del negocio amonestado.

Y este lunes, además de llamar estúpidos a los que participan en este tipo de “comportamiento imprudente que pone en riesgo a otras personas”, el Gobernador lanzó una seria advertencia, que volvería a imponer restricciones de cierre en bares y restaurantes si la situación no mejora dramáticamente y pronto, y exigió que la policía de Nueva York y las autoridades locales hagan cumplir las reglas.

Fuente