Barack-Obama-Jon Nieve-Game of Thrones-Raccoon-Knows

En un inusual comunicado, el exmandatario cumplió su promesa de alzar la voz cuando se vieran amenazados “los valores estadounidenses”. Lo hizo en una crítica a la orden ejecutiva del pasado viernes, que veta la entrada a Estados Unidos de musulmanes de siete países.

El expresidente estadounidense, Barack Obama, rompió el silencio este lunes para apoyar las protestas contra la política migratoria del gobierno de Donald Trump y denunciar que detrás del veto a nacionales de siete países de mayoría musulmana persiste la discriminación por razones religiosas.

Obama “tiene una diferencia fundamental con la idea de discriminación contra personas por su fe o religión”, se lee en el comunicado compartido en Twitter por Kevin Lewis, su portavoz, apenas dos días después de que el republicano firmara la orden ejecutiva con la que el fin de semana cientos de musulmanes quedaron varados en aeropuertos estadounidenses y en sus países.

El exmandatario –que alzó la voz más rápido de lo esperado– se separa así de la idea planteada por Trump este lunes, que defendió su orden ejecutiva de veto a musulmanes utilizando el argumento de que su antecesor había tomado una decisión similar en 2011, con la que, dice, prohibió por seis meses la entrada de refugiados iraquíes luego de hallar evidencia de que dos ciudadanos de ese país estaban vinculados con actividades terroristas en Estados Unidos.

Ex funcionarios de la administración de Obama han negado el veto y explicaron al diario The Washington Post que las aplicaciones de visas para los iraquíes tardaron entonces más de lo previsto, pero porque se realizaban revisiones más detalladas de los solicitantes de ese país.

Esta es la primera manifestación pública de Obama desde que entregó la presidencia a Donald Trump el pasado 20 de enero y anunció que tomaría unas largas vacaciones con su familia. En sus últimas horas en la Casa Blanca, el exmandatario había prometido que mantendría el tradicional respeto sobre las políticas implementadas por su sucesor. Pero aclaró que rompería el silencio si “los valores estadounidenses” se veían comprometidos.

Según Lewis, el presidente se siente “conmovido” por el “nivel de compromiso en todo el país”, que se ha movilizado en distintas marchas contra la orden ejecutiva firmada por Trump para vetar la entrada de musulmanes provenientes de Irak, Irán, Siria, Somalia, Yemen, Libia y Sudán por 90 días.

Para el expresidente, se lee en el comunicado, ver ciudadanos ” ejerciendo su derecho constitucional de reunirse, organizarse y hacer que sus voces sean escuchadas, es exactamente lo que esperamos ver cuando están en juego los valores de Estados Unidos”.

Nueva York, Boston, Washington, Los Ángeles, Chicago, Seattle, Indianapolis y otras grandes ciudades fueron escenario de manifestaciones multitudinarias este fin de semana para exigir la retirada de la polémica medida tras el caos experimentado este sábado en varios aeropuertos, donde se quedaron varadas entre 100 y 200 personas.

Sin embargo, el país ha experimentado otras marchas, incluso la del mismo 20 de enero en Washington cuando aún el republicano no anunciaba medidas de gobierno. Un día después lo hicieron las mujeres que exigían el respeto de sus derechos reproductivos y la igualdad.

Fuente