Nuevamente la primera dama de E.U. se niega a darle la mano a su esposo, después de que éste la ignoró.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha vuelto a protagonizar dos episodios incómodos en las escaleras del Air Force One, que dejan al descubierto sus problemas maritales con la primera dama Melania Trump.

El primero sucedió antes de que el avión presidencial despegara del aeropuerto internacional de Dulles, en Washington D.C. con rumbo a la ciudad de Charlotte, Carolina del Norte, donde a pesar que había vientos de 48 km/h, el líder estadounidense no pensó en ayudar a su esposa a llegar hasta el avión, saliendo rápidamente de su camioneta y subirse al avión sin mirar atrás.

Melania tuvo que llegar al avión sola, subiendo las escaleras, con la dificultad por sus tacones altos, y protegiéndose del viento con un abrigo negro.

Después de aterrizar, el mandatario intentó agarrar la mano de Melania varias veces, pero la primera dama ignoró sus intentos y prefirió mantener su mano derecha sobre su atuendo, ya que el viento en el aeropuerto de destino también era fuerte.

Fuente