image

 

Muchas mujeres asocian el dolor mamario con un cáncer de seno, y comienzan entonces a inquietarse. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, un dolor a nivel de los senos no está relacionado con esta enfermedad. Por eso es bueno conocer las otras razones por las cuales el seno puede ser doloroso.

Las causas hormonales

En general, una joven que comienza a tener sus reglas puedes sentir algunos dolores a nivel de los senos. Puede tratarse también de uno de los síntomas del síndrome premenstrual, antes de la menstruación. Muchas mujeres pueden sentir dolor durante el período en el que son más fértiles; lo que corresponde generalmente a la mitad del ciclo coincidente con la ovulación, y también en los días que preceden a las reglas.

Estas fases del ciclo corresponden a los cambios hormonales más bruscos de la mujer. Además, el uso de la píldora o una terapia de reemplazo hormonal pueden constituir otros factores de este problema.

El embarazo

Uno de los primeros síntomas que pueden destacar al comienzo del embarazo es el dolor de senos. En este caso, la mujer presenta más sensibilidad al nivel de los senos, especialmente cuando se trata de su primer embarazo o si todavía se es joven. Por lo general, los dolores están ahí durante el primer trimestre y coinciden con el aumento del volumen del pecho, así como con la aparición de venas azules, indicando justamente este cambio de tamaño y del aumento del flujo sanguíneo.

La lactancia

Provocada por la subida de la leche, las mujeres suelen tener generalmente dolores en los senos cuando acaban de tener un niño. Sin embargo, conviene prestar atención, porque si el dolor es intenso y la mujer no ve ninguna mejora es posiblemente un caso de mamitis.

La mamitis

La mamitis se presenta como una inflamación a nivel de los senos debido a una obstrucción de uno o de varios canales galactóforos. La mamitis suele estar provocada por una infección debida a una bacteria, o a una inflamación provocada por la acumulación de leche que puede llegar a formar un absceso. Los síntomas que ponen en alerta son el enrojecimiento del seno con dolor y sobre todo fiebre.

Los quistes mamarios

El quiste mamario es un bulto lleno de líquido que se forma en el interior del seno, cuando la glándula mamaria aumenta de tamaño. El quiste mamario suele ser benigno y se caracteriza por el dolor que provoca. Cuando alcanza un tamaño bastante importante, se puede sentir al tacto, mientras que otros requieren una mamografía.

El cáncer de seno

Como decíamos anteriormente, muchas mujeres relacionan directamente el dolor mamario con el cáncer de seno mientras que, por lo general, no suele ser el caso. En efecto, el dolor de senos es uno de los síntomas que tarda en aparecer en el caso del cáncer de seno. Por lo tanto, es posible que si una mujer detecta un cáncer de seno bastante pronto para ser curado, lo haga gracias a síntomas diferentes a los del dolor mamario, que normalmente se manifiesta más tarde.

Fuente