Zikavirus

SANTO DOMINGO. Esta semana, el Zikavirus podría dejar de ser una gran amenaza para convertirse en una realidad cuando el país reciba los resultados de cinco pruebas hechas a pacientes que presentaron varios síntomas de la enfermedad, y que fueron enviadas a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Puerto Rico.

La ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, informó que le da seguimiento, a través del representante del CDC en el país y que se mantienen en alerta para aplicar las medidas que han identificado para la detección y seguimiento de la enfermedad, que transmite el mosquito Aedes Aegypti.

A pesar de que las embarazadas que contraigan el virus son de alto riesgo, debido al aumento de nacimientos de niños microencefálicos y otros daños neurológicos detectados en Brasil, en el plan local de respuesta al Zika no se evidencia una atención especializada para gestantes como parte de los principales lineamientos.

A propósito, el presidente de la Sociedad de Ginecología y Obstetricia, Francisco Alejandro Abreu Espinal, recomienda a las embarazadas y mujeres en edad reproductiva estar alertas ante cualquier síntoma de la enfermedad, como son conjuntivitis sin secreciones, erupción en la piel y malestar general.

Aunque no necesariamente el feto vaya a sufrir deformaciones neurológicas, es importante que las mujeres y los médicos estén atentos a cualquier síntoma de la enfermedad, porque el zancudo que la transmite es endémico del país.

Estrategias
Dentro de las estrategias para enfrentar el virus está el inicio hoy de una campaña publicitaria de orientación a la población sobre la enfermedad y la activación desde el pasado mes del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica para responder a los posibles brotes, así como la capacitación al personal medico y a las comunidades organizadas.

Prevención del Zikavirus
La posibilidad de no enfermarse con el Zikavirus es que cada persona asuma medidas de limpieza en su casa y entornos, no acumulando trastes viejos, ni basuras y untando cloro a los envases donde almacena el agua para consumo.

Los ayuntamientos tienen su tarea, garantizando la recogida de desperdicios y limpieza de solares baldíos, básicamente.

Las instituciones que se relacionan con el suministro de agua deben colaborar con la comunidad enviando el líquido con mayor regularidad, para evitar el almacenamiento prolongado.

Y las autoridades de Salud deben supervisar constantemente que esas medidas de control se cumplan.

FUENTE