Melania Trump-Raccoonknows.jpg

La senadora Nancy Skinner recordó que la primera dama no ha presentado documentos que demuestren que cumplió con las leyes federales durante sus años de modelo en los que estaba en el país con visas.

La presidenta del comité de Seguridad Pública del Senado de California, Nancy Skinner, puso en duda este miércoles el estatus migratorio de la primera dama, Melania Trump, e hizo referencia a la posible aplicación “selectiva” de las órdenes ejecutivas sobre el muro fronterizo e inmigración firmadas por el presidente de EEUU, Donald Trump.

Skinner, de 62 años, participó en la rueda de prensa celebrada en Sacramento junto al presidente del Senando, Kevin de León, y varios legisladores –todos del Partido Demócrata- tras el anuncio de las nuevas iniciativas migratorias impulsadas por Trump que suponen un endurecimiento de las políticas contra los indocumentados en EEUU.

“Le recordaría (a Trump) que la gente que vive en casas de cristal no debería tirar piedras”, mencionó Skinner en referencia a que el líder estadounidense está casado con una inmigrante de Eslovenia que emigró a EEUU cuando ejercía de modelo y cuyo proceso para obtener las visas de trabajo y la ‘green card’ (tarjeta verde) no ha sido suficientemente acreditado, tal y como demostró una investigación realizada por Univision Noticias el año pasado.

“La primera dama no ha dado a conocer sus datos migratorios, todo lo que ha publicado es una carta de un abogado que dice que ese abogado los ha revisado (sus registros migratorios) y que están bien. No sabemos realmente si la primera dama cumple con todas las reglas migratorias de EEUU, así que ¿debemos esperar una aplicación selectiva de la ley?, ¿solo algunas personas se verán sometidas a la amenaza de esta acción ejecutiva?, ¿o lo serán todas?”, dijo Skinner.

 carta y las dudas

El 14 de septiembre de 2016, Melania Trump publicó una carta firmada por el abogado Michael J. Wildes, quien fue representante legal de una empresa de modelos del ahora presidente de EEUU, en la que dice que la modelo entró por primera vez a Estados Unidos el 27 de agosto de 1996 con una visa de turista B1/B2, y que posteriormente obtuvo la visa de trabajo H1B que renovó en cuatro ocasiones hasta 2001. Ese año, la ahora primera dama logró su ‘green card’ tras acreditar –dice el abogado- ser una persona de habilidades extraordinarias.

La misiva no estuvo acompañada de documentación para demostrar la legitimidad del proceso de regularización de Melania Trump y contradijo unas declaraciones anteriores de Wilmer en las que explicaba que la primera dama obtuvo la tarjeta verde por vía matrimonial en 2001.

Unas fotografías de Melania Trump desnuda que fueron tomadas en 1995 en Estados Unidos, según publicó The New York Post acreditarían que la modelo habría trabajado en el país con visa de turista. Wilmer niega que esas imágenes se sacaran ese año.

Las instantáneas vieron la luz en la edición de enero de 1996 de la revista Max en Francia.
Melania y Donald Trump se conocieron en 1998 en una fiesta durante la Semana de la moda. Los dos acabaron casándose en 2005 en el resort que posee el millonario en Palm Beach (Florida). Un año más tarde, Melania se convirtió en ciudadana estadounidense.

Fuente