Donald Trump-programa de refugiados-sirios-Raccoonknows.jpg

Una nueva orden ejecutiva reduce a la mitad el cupo de refugiados establecido por el expresidente Obama. Grupos de derechos civiles creen que es “eufemismo para discriminar a los musulmanes”.

El presidente Donald Trump suspendió temporalmente la totalidad del programa de refugiados en EEUU y anuló de forma específica el reasentamiento de refugiados sirios en el país. Trump firmó este viernes en el Pentágono la orden ejecutiva, que indignó a organizaciones civiles que acusan al gobierno de “discriminar a los musulmanes”.

La orden anuncia el comienzo inmediato de una “investigación extrema” de antecedentes de individuos que piden refugio en Estados Unidos, una de sus promesas de campaña por la conquista de la Casa Blanca. Los refugiados son personas que piden protección a Estados Unidos desde fuera de este país y son sometidos a un largo escrutinio, diferente a los asilados, que la piden ya estando en suelo estadounidense.

En un momento en que Naciones Unidas dice que hay más desplazados en el mundo que tras la Segunda Guerra Mundial, la orden de Trump, además, exige la suspensión inmediata de todas las visas categoría de Inmigrantes y No-inmigrantes de individuos procedentes de “países de preocupación especial”, pero no especifica cuáles.

Acceso cerrado a sirios e iraquíes

La orden además pide que se suspenda por 90 días la entrada a Estados Unidos de cualquier extranjero de Siria, Irak o cualquier otro país que ha dado apoyo consistente a actos de terrorismo, o que constituya un “área de preocupación” para el Secretario de Seguridad Nacional.

“Estoy estableciendo nuevas medidas de investigación para mantener el terrorismo islámico radical fuera de Estados Unidos”, el presidente Trump dijo mientras firmaba la orden ejecutiva en el Pentágono. ” No los queremos aquí (…) Solo queremos admitir a esos que apoyen nuestro país y quiran profundamente nuestra gente”.

Una revisión al sistema de visas

La orden revisará el sistema de visas estadounidenses a escala mundial: “La emisión de visas juega un rol crucial para detectar individuos con lazos terroristas e impedir su entrada en Estados Unidos”, se lee en la orden ejecutiva a la que tuvo acceso Univision Noticias.

Según la orden, Estados Unidos revisará qué países envían información adecuada para asegurar que no entren al país personas que no son un peligro a la seguridad nacional. Las naciones que no provean suficiente información en 60 días, serán incluidos en una proclamación presidencial que prohibirá la entrada de sus ciudadanos a Estados Unidos.

Sin programa de refugiados por 120 días

Respecto al programa global de refugiados, la orden dice que será suspendido por 120 días hasta que el gobierno concluya la revisión de los procedimientos. Una vez finalizado, el Gobierno determinará “los procedimientos adicionales” que deben ser tomados para garantizar que los refugiados no sean “una amenaza para la seguridad y bienestar de Estados Unidos”.

A su vez el cupo del programa de refugiados vigente, una vez restaurado, será rebajado del máximo actual de 110,000 a tan solo 50,000 durante este año fiscal 2017.

El país latinoamericano con mayor número de refugiados por año en Estados Unidos es Cuba. En el 2015 registró 1,527 arribos frente a los 4,062 del año 2014, según datos del Migration Policy Institute (MPI). América Latina, en total, tiene asignada anualmente una cuota de 3,000 cupos de refugiado. El programa latinoamericano también queda detenido temporalmente.

La excepción: los cristianos

El decreto presidencial establece que Estados Unidos podría aceptar como refugiados a inmigrantes de Síria, Irak y otros países en guerra si cumplen con algunas condiciones específicas. Entre ellas, que la persona sea parte de una minoría religiosa distinta a la musulmana y que sea víctima de persecución por ese motivo.

Aunque el decreto no menciona religión alguna, Trump aseguró esta semana en una entrevista con la Christian Broadcasting Network que los cristianos son la minoría más afectada por la guerra en Siria y que hace falta protegerlos.

Suspensión del ‘waiver program’

La orden ejecutiva también suspendió de forma indefinida el programa Visa Interview Waiver Program que permitía que los trabajadores y estudiantes extranjeros obtuvieran su visa en Estados Unidos sin tener que realizar una entrevista en persona en el consulado estadounidense en su país.

Grupos civiles indignados

El director ejecutivo de la Unión de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés), Anthony Romero, considera que la idea de “revisar rigurosamente” a personas provenientes de países de mayoría islámica representa un ” eufemismo para discriminar a los musulmanes” y viola la Primera Enmienda de la Constitución.

Advertencia de campaña

Trump había advertido durante su campaña que a partir del primer día en la Casa Blanca expulsaría a todos los refugiados sirios en el país, y que Estados Unidos no debería aceptar más refugiados.

La decisión de suspender el ingreso de refugiados “le hace daño a Estados Unidos, no lo ayuda”, dijoStephen Yale-Loehr, profesor de práctica de Inmigración de la facultad de derecho de la Universidad Cornell de Nueva York. “Es una idea terrible por varias razones. No hace al país más seguro. Y el proceso de selección para llegar a Estados Unidos ya toma 21 pasos y demora entre 18 y 24 meses”, agregó.

El profesor Yale-Loehr citó parte del testimonio entregado en septiembre del año pasado por el director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) al Congreso, quien aseguró que “ni un solo acto de violencia terrorista ha sido cometido por un refugiado desde los atentados del 11 de septiembre de 2001”.

 “Este tipo de órdenes ejecutivas envían un mensaje equivocado al mundo”, precisó. Estamos en medio de la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Cerrando las puertas a otros solo sería alimentar sentimientos anti-estadounidenses”.

Yale-Loehr agregó que muchas de las medidas inmigratorias anunciadas por Trump durante su campaña “no serán fáciles de implementar” y que la mayoría “requerirá del respaldo del Congreso para cambiar leyes existentes y asignar varios millones de dólares para su implementación”.

También advirtió que la ley de inmigración es “compleja” incluso para modificarla y que algunas de las recetas del nuevo mandatario “seguramente provocarán problemas constitucionales en los tribunales de justicia”.

Responsabilidades internacionales

La cancelación del programa, aunque sea temporal, “tendrá un impacto negativo sobre los refugiados que buscan protección en Estados Unidos”, dijo Barbara Hines, profesora retirada adjunta es la escuela de leyes de la Universidad de Texas en Austin. “Aunque el presidente pueda decir cuántos refugiados pueden entrar cada año, nosotros tenemos responsabilidades bajo el derecho internacional”.

“No se debe discriminar por razones religiosas, por ejemplo”, indicó Hines. “Es un muy mal ejemplo para el mundo, y me hace pensar en el St.Louis, el barco con judíos que no pudo llegar a Estados Unidos y fueron exterminados en los campos de concentración de la alemania nazi”, explicó.

Hines dijo además que “la gran mayoría de los refugiados no son terroristas, y el sistema ya tiene suficientes mecanismos para el proceso de verificación e investigación de antecedentes. Las personas que ya están en el país deben poder seguir con el proceso migratorio y, a lo largo de un año, solicitar la residencia permanente”.

Los departamentos de Estado y Seguridad Nacional (DHS) reiteraron que el proceso de aceptación de una solicitud de refugiado puede, en algunos casos, pasar de los dos años, y que las adjudicaciones son parte de un proceso complejo lleno de requisitos.

El St. Louis, un crucero de lujo, zarpó de Alemania el 13 de mayo de 1939 con más de 900 judíos rumbo a Cuba y luego a EEUU. Cuando arribaron a La Habana, los mandaron de vuelta a Europa. Más de 250 pasajeros fueron asesinados por los nazis.