Loading...

image

 

A medida que nos hacemos mayores, tomamos más consciencia de nuestro sistema hormonal y es cuando buscamos alternativas para saber cómo equilibrar nuestras hormonas; por diferentes problemas, puede que tengamos también la necesidad de hacerlo en la juventud. Sin embargo, si supieras la cantidad de trastornos que se podrían evitar con el solo hecho de tener las hormonas reguladas, seguro que te hubieran gustado saberlo antes.

Algunos síntomas de desequilibrio hormonal

Cambios en el estado de ánimo
Fluctuaciones en el peso
Problemas intestinales
Fatiga
Problemas de la piel
Dificultad para dormir
Siempre tienes mucho sueño
PMS (síndrome premenstrual)
Endometriosis
Infertilidad
Síndrome de ovario poliquístico

El sistema hormonal está implicado en muchas funciones que tienen lugar en el cuerpo; el metabolismo, el desarrollo, la reproducción y función sexual y el humor, son procesos que están regulados por las glándulas endocrinas conformadas por la pituitaria, pineal, el timo, la tiroides, las glándulas suprarrenales y el páncreas–.

Cuando el organismo carece de colesterol bueno y grasas saludables, pueden surgir los desequilibrios hormonales; lo peor de todo es que si la dieta habitual es tóxica o poco saludable, el cuerpo podría fabricar hormonas mutantes que sustituyen a las benéficas a partir de sustancias químicas obtenidas de lo que se come.

¿Qué hacer para equilibrar las hormonas?

Modera el consumo de Omega-6 y grasas poliinsaturadas

Para que nuestro sistema hormonal esté balanceado y tengamos un organismo que goce de buena salud, este necesita de grasas saturadas y monoinsaturadas. Es lo que explicaba antes: si el cuerpo no tiene alimentos saludables, debe fabricar las hormonas que requiere para su funcionamiento con los alimentos que tiene; si estos son nocivos, la producción no será eficiente y se sufrirá de inflamación, además de contribuir con la mutación celular. Esto podría explicar los extraños casos de cáncer de piel en personas que viven en ciudades o países en los que casi no sale el sol.

Por eso, mejor evitar consumir: aceite vegetal, aceite de cacahuete, aceite de canola, aceite de soya, margarina, manteca y limita el café.

En su lugar, opta por:

Aceite de coco
Mantequilla original
Aceite de oliva (frío y crudo)
Grasas animales alimentados de forma saludable
Dosis abundantes de Omega-3 (pescado)

Cuida lo que ingieres para equilibrar las hormonas

Cuánto más natural mejor.
Cocina en recipientes de vidrio o acero inoxidable.
Intenta no consumir alimentos envasados en plástico.
No utilices productos químicos.
No utilices microondas.
Procura que en tu hogar haya aire puro, coloca plantas naturales y purificadoras.
Duerme bien.

Consume suplementos de calidad

Añade Maca a tu vida

Se trata de un tubérculo rico en minerales y ácidos grasos esenciales, que puede comprarse en polvo o en cápsulas y es muy efectivo para mejorar el síndrome premenstrual, incrementar la libido, aumentar la fertilidad, conseguir una piel más sana. Viene de la familia del rábano, que tiene una historia más que conocida como impulsor de la producción de hormonas y la libido, entre mucho otros beneficios que aporta.

Toma magnesio

Viene muy bien para equilibrar las hormonas, ayuda a regular el sueño y con su consumo reforzarás varios de los procesos del cuerpo en los que interviene este mineral.

La vitaminas A y D, el aceite de hígado y la gelatina son otros grandes suplementos para incorporar a nuestra dieta.