¿Cómo evitar el dolor de espalda durante el embarazo?

image

 

Durante el embarazo sufrimos un sinfín de cambios emocionales y físicos, entre ellos se encuentra el dolor de espalda. Si antes de quedar embarazadas ya sufríamos de dolor de espalda, es muy probable que ahora que esperamos un bebé el dolor se intensifique.

Embarazo y dolor de espalda son casi sinónimos, es que nuestra postura y columna sufren cambios en concordancia con el crecimiento de nuestro bebé en el vientre. Cuanto más avanzado es el embarazo, más peso debemos cargar, con lo cual se acrecientan los dolores sobre nuestra columna vertebral. Por otro lado, si somos mujeres que pasamos mucho tiempo sentadas es más probable que tengamos dolores de espalda durante el embarazo.

No hay mejor forma de prevenir el dolor de espalda que hacer ejercicio antes del embarazo, esto ayudará a fortalecer los músculos de nuestra espalda. Pero si ya estamos embarazadas, lo mejor que puedes hacer es tomar ciertas precauciones.

Consejos para prevenir el dolor de espalda

Masaje

Un masaje por toda la columna vertebral nos ayudará a tener una mayor estabilidad en la espalda. Podemos pedirle a nuestra pareja que nos haga un suave masaje por toda la espalda como una forma también de pasar tiempos juntos y no perder la conexión de pareja.

Postura correcta

Una buena postura puede hacer maravillas por nosotras, y es que el hecho de sentarnos encorvadas aumenta más las posibilidades de sufrir dolores de espalda. Tratemos de sentar tan erguidas como nos sea posible.

Natación

La natación durante el embarazo es ideal para evitar los dolores de espalda, sin embargo debemos averiguar primero si en el club deportivo o gimnasio de nuestra zona cuentan con clases especiales para embarazadas.

No levantar objetos pesados

A medida que nuestro embarazo avanza, también deben avanzar los cuidados. Debemos procurar evitar levantar objetos pesados, una medida con la cual también reduciremos la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo. Si es necesitamos levantar algo, procuremos doblar las rodillas, evitando doblar la espalda.

Fuente