Loading...

image

 

Si eres de las que no pueden vivir sin el secador de cabello o la planchita, seguramente te preocupa el cabello dañado por el calor. Encuentra aquí los mejores consejos para repararlo.

Champú y acondicionador nutritivos

Nutrir tu pelo será el paso fundamental para contrarrestar el daño que el calor le hace a cada hebra cada vez que usas la planchita, el rizador o el secador de pelo. Para hacerlo , debes elegir un champú y un acondicionador nutritivos enriquecidos con proteínas. Lávate el cabello tres veces por semana y trata de que tu pelo se seque de forma natural.

Tratamientos de reparación

Existen en el mercado numerosos tratamientos y mascarillas para el pelo que reparan el daño causado por el calor. Deberás aplicártelos una ves por semana, y de preferencia por la noche, antes de dormir. A la mañana verás que tu pelo luce más fuerte y sedoso.

Usar productos

Todos los productos capilares que están fabricados en base a siliconas son perfectos para que los folículos retengan la humedad, a la vez para que tu pelo no se encrespe ni se quiebre.

Recorta las puntas

Aunque hay productos maravillosos que te prometen reparar las puntas, bien sabes que nunca quedan del todo bien y que lo mejor será entonces recortar tus puntas para eliminar la parte quebradiza.

Protección térmica para el cabello

Si es que vas a seguir utilizando aparatos para estilizar el pelo que funcionan con calor, será mejor que antes de usarlos te apliques un producto que te brinde protección térmica, para darte más tranquilidad y protegerte de los posibles daños del calor.

La gran mayoría de productos para el cabello cuentan con este tipo de artículos: pueden ser champú, acondicionador, crema, spray y sueros.

Elige la temperatura correcta

Al igual que en el punto anterior, este consejo es por si no renuncias a tu planchita y secador aunque sepas que no te hacen nada bien. Cada tipo de pelo necesita una temperatura diferente en los aparatos: el cabello fino no requiere tanto calor mientras que el grueso puede soportar un poco más sin que se dañe. No olvides antes de usarlo aplicar algo de protección térmica.

fuente Imujer