Loading...

El abuso de la toma de esteroides anabólicos puede ocasionar daños irreversibles a la salud, que muchas personas no conocen o hacen caso omiso durante su uso. Algunos de estos efectos secundarios pueden desaparecer si se dejan de tomar los esteroides, pero esto no pasa siempre.

Según drugabuse.gov, diversos sistemas del organismo se pueden ver afectados por el uso excesivo de esteroides anabólicos, ocasionando múltiples consecuencias físicas e internas.

Como efectos secundarios más comunes, la aparición de acné y quistes de la piel son los más recurrentes. Incluyendo también apariencia grasienta en el pelo y la piel de todo el cuerpo.

El sistema hormonal es uno de los más afectados al interrumpirse la producción normal de hormonas en el cuerpo. En el caso de los hombres, sufren atrofia muscular (encogimiento de los testículos) y se reduce la producción de espermatozoides. Como también muestran desarrollo de los senos (ginecomastia).

Las mujeres pueden experimentar aumento en el tamaño del clítoris, crecimiento descontrolado del vello corporal, pero pérdida del cabello, y cambios bruscos en el tono de voz, que se hace más profunda.

Cuando se trata del sistema cardiovascular, ambos sexos pueden sufrir ataques al cerebro y al corazón. Esto pasa porque el uso de esteroides altera los niveles de lipoproteínas que movilizan el colesterol en la sangre, disminuyendo el nivel de la lipoproteína de alta densidad (HDL) y aumentando el nivel de la lipoproteína de baja densidad (LDL).

También pueden causar la formación de coágulos de sangre en los vasos sanguíneos, interrumpiendo el flujo de la sangre y lesionando el músculo cardíaco hasta interrumpir el bombeo eficiente de la sangre.

El hígado también puede sufrir daños, incluyendo la aparición de tumores hepáticos, cáncer o peliosis hepática, en la que se forman quistes con sangre dentro de este órgano.

Incluso la fuente consultada ha afirmado que entre las consecuencias del consumo excesivo de esteroides anabólicos, existen efectos psiquiátricos como manías, delirios, agresión y muestras de furia. Si eres deportista o requieres la ingesta de esteroides, lo mejor es consultar un médico.

Fuente