Hombres-Cambios-Raccoonknows.jpg

A partir de los 50 años los hombres experimentan cambios sociales, fisiológicos, físicos y psicológicos, debido a la aparición de la andropausia.  Inicialmente, ocurren cambios graduales en todos los aspectos, no solo los vinculados a la vida sexual, como la dificultad para provocar y mantener la erección, sino también en el plano físico y en el anímico que son consecuencias comunes que la misma persona percibe u otras se lo hacen notar.

En ese sentido, Gloria Caycho, obstetra especialista en geriatría de TENA, explica algunos de los cambios que atraviesan los hombres a partir de los 50 años:

1 Nivel social

A partir de esta edad, la vida de los hombres ya ha tomado determinada dirección, tanto a nivel laboral, como personal. Ocurre lo que coloquialmente se conoce como “la crisis de los cincuenta”, este periodo considerado como crítico los lleva a pensar que las posibilidades de cambiar el rumbo en algunos aspectos de su vida social, son cada vez menores.

2 Nivel fisiológico

Es común que los hombres a esta edad deban lidiar con el aumento de dimensión de la próstata, lo cual da paso a problemas de pérdidas de orina. Según la obstetra especialista en geriatría, “si la glándula aumenta de tamaño en exceso puede llegar a bloquear el punto de salida de la vejiga, con lo cual obstruye la uretra, haciendo que el individuo pierda el control sobre su vejiga y ocurran escapes de orina”.

3 Nivel físico

Ocurren cambios en el metabolismo, lo que origina un aumento de la tendencia a engordar y acumular grasas, sobretodo en el área del abdomen. Aumenta el riesgo de fragilidad ósea, pérdida de masa muscular, disminución de la agilidad física, agrandamiento de las mamas y caída del bello corporal.

4 Nivel psicológico

 Al encontrarse con las consecuencias de estos cambios por la edad, lo más común es que aparezcan los prejuicios sociales y dejen de compartir sus experiencias o sensaciones con la pareja, la familia o los amigos. La autoestima y agilidad del hombre se ven afectadas, decaen y en algunos casos aparecen procesos de depresión, originando una tendencia a desmotivar y reducir la energía que antes era usual.