Loading...

Washington.-La batalla de los alivios migratorios se trasladará en los próximos días al quinto circuito de apelaciones en Nueva Orleáns (Louisiana), en un compás de espera que atiza la ansiedad de millones de inmigrantes indocumentados en este país.

El fallo del lunes del juez federal Andrew S. Hanen, que bloqueó temporalmente la puesta en marcha de la acción ejecutiva del Presidente Obama, ha obligado a la Casa Blanca y grupos afines a reenfocar sus esfuerzos.

Batalla legal

Kevin Lewis, portavoz del Departamento de Justicia, dijo a este diario que apelarán el fallo ante el tribunal de Nueva Orleáns —tiene un plazo de 60 días para hacerlo— y determinarán en los próximos días los pasos adicionales, incluyendo si presentarán una petición de emergencia para suspender el fallo de Hanen.

En EEUU, el sistema de cortes federales está dividido en nueve “circuitos” o regiones geográficas. El tribunal de apelaciones de Nueva Orleáns tiene jurisdicción sobre casos presentados en Texas, Luisiana y Arkansas.Ese tribunal, en el que la mayoría de los jueces fueron asignados por presidentes republicanos, tendrá que decidir si suspende o no el fallo de Hanen, algo que podría tomar varias semanas.

LEE TAMBIÉN: Obama acata fallo pero continúa preparando alivio migratorio

“Es difícil predecir qué decidirá el tribunal de Nueva Orleáns. El gobierno federal ha recurrido a su discreción procesal desde los años 60, pero nunca ante una corte una acción diferida para millones de personas”, explicó el abogado Muzaffar Chishti,director en Nueva York del Instituto de Política Migratoria.A Chishti no le sorprende que el Departamento de Justicia no haya presentado inmediatamente la apelación porque, según señaló, la agencia tiene que analizar la decisión del juez, preparar bien el caso y estudiar la mejor estrategia contra el fallo.“Estas cosas toman tiempo y los abogados querrán presentar la mejor estrategia posible”, enfatizó.

Por su parte, Larry Tribe, profesor de leyes constitucionales en la Universidad Harvard, cree que, más allá de la retórica política, los estados perderán la demanda porque “no tienen derecho por su cuenta” para impugnar la autoridad del gobierno federal en los temas migratorios.En general, los tribunales federales suelen reafirmar la autoridad del Ejecutivo en temas migratorios.

Un tribunal federal en Washington, por ejemplo, desechó en diciembre pasado una demanda contra los alivios migratorios presentada por el alguacil del Condado de Maricopa en Arizona, Joe Arpaio.No obstante, como cada parte en el litigio puede presentar apelaciones a lo largo del proceso, cabe la posibilidad de que el caso llegue hasta el Tribunal Supremo.

Batalla política

El fallo de Hanen ha alimentado la retórica política y triunfalista de líderes republicanos dentro y fuera del Congreso, quienes sostienen que los alivios migratorios son un abuso de poder del presidente Barack Obama.De hecho, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes ha programado para el próximo miércoles una audiencia sobre la “inconstitucionalidad” de los alivios migratorios, para la cual ha invitado a varios testigos que simpatizan con esa postura.En Texas, tanto el gobernador Greg Abbott, como el fiscal general estatal Ken Paxton, y el senador Ted Cruz, todos republicanos, celebran que, a su juicio, el fallo da validez a su demanda. Mientras, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) corre peligro de quedarse sin fondos el próximo 27 de febrero, ya que los republicanos en el Congreso, más que nunca, insisten en condicionar el presupuesto de la agencia a la eliminación de los fondos para los alivios migratorios.Si no se aprueba el presupuesto para lo que resta del año fiscal 2015 —habrá otro voto el lunes próximo—, el DHS tendría que suspender sin pago a miles de empleados

FUENTE