image

 

La taninoplastia es un tratamiento que principalmente se utiliza para alisar el cabello.

Tiene su origen del tanino, un polifenol vegetal que se obtiene de la piel de la uva, el roble y el castaño, lo que quiere decir que es un procedimiento totalmente natural.

Este tratamiento es uno de los más recientes y utilizados en los salones de bellezas más avanzados. La taninoplastia es un sistema de alisado capaz de controlar y moldear tu melena, eliminando el encrespamiento y mantenerla con una apariencia más sana, sedosa y brillosa por mucho más tiempo.

¿Cómo se realiza?

Este tratamiento se realiza en salones de belleza capacitados. Su aplicación consiste en lavar el cabello con un champú especial libre de sulfatos. Luego se seca el cabello y se comienza a aplicar el producto mechón por mechón mientras se masajea con delicadeza.

El producto se deja actuar durante media hora y luego se enjuaga con abundante agua. Para poder sellar el producto y activar el tanino, se plancha el cabello por pequeños mechones. Por último se aplica una mascarilla hidratante, que no se enjuaga sino que se mantiene en la cabellera, aplicándole secador lo que hace que no deje rastros sobre ella.

¿Cuáles son sus beneficios?

Tiene la capacidad de suavizar hasta las ondas más fuertes. Se pueden ver los resultados sin importar la intensidad de los rizos.
Ha sido aprobado dermatológicamente, lo que significa que al utilizarlo no producirá alergias, irritaciones, comezón o ardor.
Es 100% natural.
Puede ser aplicado en cualquier tipo de cabello: graso, seco, normal o mixto.
Este tratamiento no solo es utilizado en cabellos rizados. La taninoplastia no solo alisa el cabello, sino que también lo suaviza, hidrata y repara al instante, por lo que puede ser aplicado en cabellos lisos que quieran controlar el frizz o hidratarlos a profundidad.

¿Qué inconvenientes se pueden presentar con este tratamiento?

A pesar de observar resultados desde la primera aplicación, la principal desventaja de la taninoplastia es la duración de los resultados. Estos pueden permanecer como máximo tres meses, porque al empezar a crecer la raíz, la condición natural del cabello comenzará a notarse. La recomendación es que cuando comiences a notar la diferencia de formas en tu melena, acudas al salón de belleza para «retocar» el tratamiento.

El cabello no puede teñirse sino hasta días después de la aplicación del tratamiento.

En caso de tener el cabello teñido, el color de este puede alterarse un poco.

Ya no tienes que acudir a fuertes químicos o productos que no sabes qué contienen para moldear tu cabello. Durante tu próxima visita al salón pregunta si realizan la taninoplastia. Recuerda consultar siempre con un profesional.

Fuente: Imujer