Loading...

image

 

Menos conocida que la manteca de karité, la manteca de cacao tiene muchas virtudes, además del lado goloso que aporta a los cuidados de belleza. ¿Quieres conocer sus beneficios?

El uso del cacao en cosmética

Originario de los bosques tropicales de América central y del sur, el árbol del cacao crece en África del Oeste. Fueron los Aztecas los primeros en consumir esta planta en forma de bebida; y hasta el siglo XIX, el cacao no se usó en farmacia. Las habas del cacao se someten a fermentación y a torrefacción. Después, se separan de su envoltorio y la almendra se muele para obtener la pasta de cacao. Prensada, esta da un polvo que se usa en alimentación; así como también la manteca de cacao, tan utilizada en cosmética.

La manteca de cacao un nutriente que cicatriza

Esta manteca contiene 53% de materias grasas con virtudes muy nutritivas. Comparable con la manteca de karité en términos de nutrición, la manteca de cacao tiene la especificidad de ser rica en insaponificables, con una acción antioxidante y calmante, especialmente útil contra las quemaduras y las estrías.

Estos compuestos presentes de forma natural en la piel ayuda a regenerar el cimiento lipídico de la capa córnea. Por esta razón, encontramos la manteca de cacao como ingrediente en las mantecas de masajes para la piel, así como también en los bálsamos hidratantes, calmantes y protectores. También es muy apreciada para los cuidados del cabello seco y puntas dañadas.

La manteca de cacao: un potente antioxidante

Rica en vitaminas A, B, C, E, minerales (hierro, calcio, cobre, magnesio), la manteca de cacao contiene igualmente flavonoides, entre los que se encuentran los polifenoles antioxidantes. Gracias a ellos, neutraliza los radicales libres, reestructura la epidermis y garantiza un correcto funcionamiento celular.

Además de ser un potente antioxidante natural, estimula la síntesis de colágeno, lo que proporciona elasticidad y tono a la piel. Ideal para luchar contra los efectos del tiempo y también contra las estrías. Las mujeres africanas la utilizan en masajes durante y después del embarazo, para preservar la elasticidad cutánea y prevenir la aparición poco estética de estrías violáceas.

La manteca de cacao para combatir la celulitis

La cáscara del haba del cacao contiene cafeína con propiedades antigrasa. La manteca no refinada es rica en teobromina –una molécula cercana a la cafeína, pero algo menos potente– que favorece la disolución y la degradación de las grasas contenidas en los adipocitos.

También encontramos la manteca de cacao asociada a la cafeína para cuidados adelgazantes, a los que aporta un efecto reafirmante debido a su papel en la síntesis del colágeno.

Fuente: Imujer