image
¿Alguna vez palpaste el punto suave que tiene tu bebé en la cabeza? Quizás te preocupe saber qué son esas áreas más suaves en la cabeza de tu bebé y por qué están así, para qué están así y si eso necesita un cuidado o atención especial.

Mollera o fontanela

La estructura del cráneo de los bebés es muy distinta a la que nosotros, ya adultos, tenemos. El área suave que tocas en la cabeza de tu bebé es la mollera o fontanela, y es el punto donde deberían unirse los huesos del cráneo que aún no terminan de desarrollarse.

El cráneo del bebé está formado por 7 huesos que se unen mediante articulaciones llamadas suturas que los cruzan y, las principales, son las que corren desde la frente hasta la corona de la cabeza del pequeño. En el cráneo del recién nacido, las suturas se interceptan en ese espacio más suave que llamamos mollera o fontanela. Normalmente, las suturas están flexibles hasta que los huesos terminan de unirse y es por eso que tocas una parte suave en la cabeza de tu hijo. Increíble cómo se desarrolla el cuerpo humano.

¿Cuál es su función?

Las partes suaves del cráneo de tu bebé ayudan para el momento del parto y hacen que sea posible que el bebé salga por la vagina y que lo haga sin ser apretado. ¡Qué sabia la naturaleza! También, la fontanela ayuda al cerebro del recién nacido a que continúe desarrollándose luego del nacimiento y es la que protege la cabeza del niño en el nuevo mundo exterior donde continúa haciéndolo. Y como si esto fuera poco, la fontanela es la que se encarga de hacer espacio para que el cerebro del bebé crezca en el período de 12 a 18 meses luego del nacimiento. Así que quédate tranquila porque los huesos del cráneo no se juntan hasta más o menos los dos años de edad.

Cuidados

Al no tener el cráneo completamente desarrollado, es súper importante que tengamos cuidado con la mollera de los niños. No temas tocarla porque si lo haces de forma suave, no hay ningún problema, ya que la fontanela está protegida por una membrana. Ahora, lo que sí debes tener en cuenta es que sus hermanos mayores sepan tener cuidado al tocar la mollera de tu bebé, para que no presionen el área más de lo debido. Por último, no te preocupes si sufre alguna caída o tropezón mientras aprende a caminar, que es a una edad en la que el cráneo aún no cerró, porque el éste está preparado para ese tipo de golpes normales.

fuente: Imujer