image

 

Jhon Sundahl, expareja de Britney Spears, piloteaba un helicóptero que fue derribado por un grupo de talibanes cuando iba rumbo a Kabul, en Afganistán.

El piloto, servía ya desde hace algunos meses transportando funcionarios en el país de medio oriente.
Karl, hermano de John, y quien se encontraba en Los Ángeles cuando fue notificado del terrible acontecimiento, decía que su hermano es un héroe que trataba de ayudar a reparar la situación del país. “Estaba tratando de ayudar a la gente, solía decir que el país estaba en caos” mencionó.

Una fuente cercana a la cantante comentó que la intérprete de éxitos como ‘I wanna go’ se encontraba devastada ante la noticia, “Ella está devastada. Britney siempre pensó que él era un hombre encantador”.

Recordemos que Jhon y Britney se conocieron durante la época en la que la cantante se encontraba en el ojo del huracán debido a sus excesos y enfrentamientos con la prensa, lo que la llevo a tratar su problema de alcoholismo.

Fue Sundahl quien en ese crítico momento estuvo al lado de la cantante brindándole su apoyo para ayudarla a salir adelante. “Si no quieres estar sobria por ti misma, hazlo por tus hijos” le decía a Britney.

“Ella realmente quiere dejar de hacer lo que está haciendo, y ha cambiado su vida para llevarla a otra dirección. Ella ya no se emborracha todas las noches hasta perder el conocimiento”, declaró Jhon en su momento.

Los restos de Sundahl fueron repatriados y velados bajo una ceremonia budista, filosofía que el piloto practicaba.

Hasta el momento Britney no ha emitido ningún tipo de mensaje en relación al suceso en sus redes sociales ni en su página oficial.

Fuente