Loading...

image

 

Día a día, nuestro bienestar suele resquebrajarse ante el efecto adverso de nuestros pensamientos negativos. Estos se suceden unos a otros, imperceptibles, pero con constancia arrasadora. Ahora bien, esta situación puede cambiar: el secreto se esconde en las puntas de tus dedos. Así lo promueve el tapping y su técnica de liberación emocional.

¿Qué es la técnica de liberación emocional?

Se trata de una estrategia para liberarnos de los pensamientos negativos y de las consecuencias devastadoras que estos tienen sobre nuestra salud. Consiste en lograr el equilibro entre los distintos niveles energéticos que nos constituyen. Para ello se vale de las técnicas de la acupuntura, pero sin usar las agujas.

La técnica de liberación emocional es fácil de aprender y carece de efectos secundarios adversos. Constituye un remedio natural con beneficios inmediatos: alivia el estrés y, al reactivar el flujo de energía estancada, elimina enfermedades tanto físicas como mentales. Inevitablemente, estos beneficios potencian nuestra habilidad para afrontar situaciones adversas y mejoran nuestra calidad de vida.

¿Cómo funciona el tapping?

La técnica de liberación emocional neutraliza todos los pensamientos que causan dolor. Al reactivar la circulación de la energía cinética, desbloquea y restaura el equilibrio energético de nuestro cuerpo. De esta manera, debilita todo malestar.

Instrumentos

Para ejecutar esta técnica, solo necesitarás tres instrumentos:

  • tu cerebro, para identificar los pensamientos negativos que causan el estrés
  • las puntas de tus dedos (en lugar de las agujas), para presionar los puntos meridianos del cuerpo
  • y tus labios, para recitar afirmaciones curativas en sincronía con el movimiento de dedos.

Procedimiento

Para aplicar la técnica de liberación emocional tendrás que simultáneamente:

  1. identificar el pensamiento responsable del dolor;
  2. presionar cada punto meridiano de 6 a 10 veces;
  3. y recitar una afirmación cada vez que presiones cada punto que esté vinculada con el pensamiento-problema. La afirmación debe comenzar con el planteo del conflicto y debe concluir con una aseveración de autoaceptación. Por ejemplo: “Aun si no puedo mejorar la relación con mi madre, me acepto a mí mismo desde el fondo de mi corazón”.

Este ejercicio disolverá a tus pensamientos negativos. Practícalo hasta que sientas que estos pensamientos-problemas han desaparecido por completo.

Liberarse del dolor y del estrés es simple y no tiene ningún costo. Aventúrate a probar esta técnica. Averigua cuáles son los puntos meridianos y ponte en acción. No tienes nada que perder: la sanación está en tus propias manos.

 

Fuente Imujer