Loading...

sdhcksdcjus

La vitamina E también llamada también tocoferol fue descubierta en 1922; es liposoluble y esencial para el organismo, actuando como un antioxidante que protege los ácidos grasos. Así cuida al organismo de la formación de moléculas tóxicas resultantes del metabolismo normal, como de las ingresadas por vías respiratorias o bucales. Se presenta en 8 diferentes formas llamadas tocoferoles y tocotrienoles. Cada forma tiene su actividad biológica propia. La forma más eficaz de la vitamina E es la alfa tocoferol. La absorción de la vitamina E es relativamente pobre, aproximadamente solo el 20% al 40% de la ingesta es absorbida. Ello depende de la capacidad para digerir y absorber los lípidos. Su acción de antioxidante de los lípidos, especialmente de los poliinsaturados, a los que torna inocuos, es muy importante como preventivo de la arterioesclerosis. En general, la vitamina e tiene un efecto beneficioso sobre la activación de la circulación periferica, aumentando y extendiendo los canales de circulación colateral. Tanto la bilis como las enzimas pancreáticas son esenciales para su absorción. Se deposita lentamente en hígado, músculo y principalmente en el tejido adiposo. Se absorbe a través de las paredes del intestino, donde, en combinación con las grasas, se convierte en quilomicronos, que son distribuidos por todo el organismo. Casi toda ella está recogida en las lipoproteínas de alta y baja densidad. Su papel principal consiste en actuar como barredero de los radicales libres. La vitamina E es el mejor antioxidante de la superficie celular y favorece el almacenamiento de la vitamina A. Una molécula de vitamina E puede ser utilizada una y otra vez y, actúa de protección frente a una molécula de 1000 radicales libres. Es una vitamina que va en busca de la enfermedad y se sabe que previene diversos trastornos.

Fuente E!Online