image

 

Si bien todos los tratamientos pueden darnos un resultado satisfactorio, lo más importante es la constancia en su aplicación para evitar que la piel vuelva a resecarse y agrietarse4 cremas caseras para tratar los talones secos y agrietados

Los pies desempeñan un papel esencial en nuestra vida y todos los días nos ponen en marcha desde el primer momento del día.

Al estar expuestos a los agentes contaminantes del ambiente no es extraño que de un momento a otro su piel empiece a notarse reseca, gruesa y con una serie de alteraciones que son antiestéticas y dolorosas.

Los callos, los juanetes y los talones agrietados son algunos de los trastornos principales que pueden desarrollar cuando no les damos cuidados suficientes y los sometemos a calzados inapropiados.

Por suerte, existen varios ingredientes de origen natural que se pueden aprovechar para el tratamiento de este tipo de condiciones.

En esta ocasión queremos compartir las recetas de unas cremas caseras diseñadas especialmente para tratar la piel de los talones secos y agrietados. ¡Aprende a elaborarlas!

1. Crema de banana y limón

La combinación de banana y limón sirve para hacer un remedio para los talones con propiedades antibacterianas y humectantes.

La banana contiene vitaminas y antioxidantes que ayudan a reparar la piel dañada mientras facilita la eliminación de células muertas.

Por su parte, el limón es un poderoso astringente y antibacteriano que protege la piel para prevenir posibles hongos o infecciones.

Ingredientes

1 banana madura
½ limón

Preparación
Tritura la banana madura hasta obtener un puré y mézclalo con el zumo de medio limón.
Modo de aplicación
Extiende la crema sobre los talones y déjala actuar durante media hora.
Enjuaga con agua tibia y repite su uso un mínimo de 3 veces a la semana.

2. Crema de manteca de cacao y aceites esenciales

La manteca de cacao es otro de los buenos productos para tratar los callos en los pies y los talones agrietados.

Cuenta con una acción hidratante y un importante valor nutricional que ayuda a reparar la piel mientras disminuye la presencia de impurezas.

Combinada con aceites esenciales con propiedades hidratantes y antioxidantes se pueden potenciar sus efectos para mejores resultados.

Ingredientes

100 g de manteca de cacao.
1 cucharada de aceite de almendras o de coco (15 g)
1 cucharadita de aceite esencial de árbol de té (4,6 g)

Preparación
Calienta la manteca de cacao al baño María y, una vez se derrita, incorpora los aceites esenciales.
Viértela en un recipiente y espera algunas horas hasta que se enfríe.
Modo de aplicación
Todas las noches, antes de ir a dormir, unta la crema sobre los talones con un suave masaje.
El producto se absorberá y no será necesario enjuagarlo.

3. Crema de aloe vera y aceite de coco

El gel de aloe vera es un compuesto natural rico en nutrientes, hidratantes y reparadores, para mejorar el estado de la piel.

Combinándolo con los beneficios que aporta el aceite de coco se puede hacer una sencilla crema casera con propiedades antibacterianas y humectantes para tratar hasta los casos más graves de talones resecos y agrietados.

Ingredientes

½ taza de gel de aloe vera (118 g)
2 cucharadas de aceite de coco (30 g)

Preparación
Extrae el gel de aloe vera y mézclalo en un tazón con un par de cucharadas de aceite de coco.
Modo de aplicación
Remoja los pies en agua tibia durante 15 minutos, sécalos bien y aplícales el producto con un suave masaje.
No necesitas enjuagarlo.
Utilízalo todos los días antes de ir a dormir.

4. Crema de aloe vera y manteca de karité

Esta crema combina los poderes hidratantes y reparadores de dos potentes ingredientes como el aloe vera y la manteca de karité.

Debido a sus compuestos es un producto rico en nutrientes para mejorar el estado de la piel y controlar ese agrietamiento que se produce por la sequedad en los talones.

Aunque está diseñada para cuidar la belleza de los pies, también puedes utilizarla en áreas como rodillas, codos, cuello e incluso en el rostro.

Ingredientes

1 cucharada de gel de aloe vera (15 g)
2 cucharadas de aceite de almendras dulces (30 g)
100 g de manteca de cacao
10 gotas de aceite esencial de caléndula

Preparación
Extrae la pulpa de aloe vera y bátela muy bien hasta obtener un jugo líquido.
Aparte, coloca la manteca de karité al baño María y déjala hasta que se derrita.
Cuando esté líquida, agrégale el aceite de almendras y el gel de aloe vera, removiendo para que todo se vaya integrando.
Por último, incorpora el aceite de caléndula y déjalo enfriar.
Lo puedes almacenar en un frasco de vidrio oscuro y puede durar hasta un mes.

Modo de aplicación

En horas de la noche, limpia muy bien los pies y extiéndeles el producto con un suave masaje.
Repite el tratamiento todos los días para obtener buenos resultados.
Empieza a aplicar cualquiera de estos tratamientos sobre tus talones agrietados y podrás conseguir unos pies suaves, saludables e hidratados en cuestión de días.

Fuente