image

 

El dolor es una respuesta del cuerpo que se produce cuando las terminaciones nerviosas reciben una gran cantidad de estímulos y envían al cerebro una señal de alerta.

Tales estímulos pueden ser producto de un exceso de calor, un golpe fuerte o alguna alteración provocada por agentes químicos extraños en nuestro organismo.

En la actualidad existen diferentes tipos de medicamentos que pueden ayudar a disminuir el dolor independientemente de cuál sea su origen y su intensidad.

No obstante, el uso excesivo de analgésicos convencionales puede tener efectos secundarios en la salud, sobre todo porque están hechos de algunas sustancias químicas que no le sientan bien a todos los órganos del cuerpo.

Por esa razón, desde hace algún tiempo se viene promoviendo el consumo de plantas medicinales, las cuales, por sus componentes, tienen un efecto similar a los fármacos pero sin originar reacciones adversas. ¿Te interesa conocerlas?

1. Menta

Aunque los principales beneficios de la menta son los de aliviar los gases y la inflamación estomacal, también tiene un interesante efecto analgésico que puede disminuir el dolor gástrico y otras dolencias asociadas.

¿Cómo consumirla?

Aunque suele incorporarse a bebidas, batidos y otras recetas, la mejor forma de aprovechar sus cualidades medicinales es mediante una infusión.

Ingredientes

1 cucharadita de menta (5 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Coloca a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale una cucharadita de menta.
Déjala que se realice la decocción durante 3 minutos adicionales y, a continuación, retírala del fuego y déjala reposar.
Se aconseja tomar 3 tazas al día.

2. Valeriana
Esta planta se ha hecho muy popular en todo el mundo por su efecto calmante que puede controlar la

ansiedad y el estrés.

Sin embargo, más allá de tan importante beneficio, también se ha encontrado una acción analgésica que puede calmar dolencias comunes como los espasmos, el dolor de cabeza, o los calambres musculares, entre otros.

¿Cómo consumirla?

En tiendas herbolarias o naturistas venden esta planta en extracto o comprimidos. No obstante, si la prefieres en su estado 100% natural, entonces prepara su infusión.

Ingredientes

1 cucharadita de raíces de valeriana (5 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Coloca a hervir la taza de agua en un cazo y, cuando llegue a ebullición, agrégale la valeriana y déjala otros 3 minutos.
Pasado el tiempo aconsejado, retírala del fuego, déjala reposar y consúmela.

3. Canela

Además de ser utilizada como especia por su agradable aroma y sabor, la canela tiene un efecto analgésico que puede disminuir dolores musculares, calambres y espasmos.

¿Cómo consumirla?

En el mercado se puede conseguir su extracto natural; sin embargo, la infusión de su corteza es la forma más popular.

Ingredientes

1 cucharadita de canela (5 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Coloca a hervir una taza de agua y agrégale la cucharadita de canela.
Déjala reposar 5 minutos y consúmela.

4. Romero

El efecto analgésico del romero es útil para paliar el dolor de cabeza, cuello y espalda. También tiene una acción antiinflamatoria ideal para aquellas dolencias que afectan las articulaciones y los músculos.

¿Cómo consumirlo?

Si se quiere utilizar para combatir el dolor de cabeza lo más aconsejado es usarlo mediante inhalaciones de su vapor.

No obstante, si es para otros tipos de dolencias, nada mejor que aprovecharla con la preparación de una infusión.

Ingredientes

2 cucharadas de romero (20 g)
1 litro de agua
Preparación
Coloca a hervir los 20 gramos de romero en un litro de agua, déjalo reposar y toma 1 taza bien caliente.

5. Ortiga

La acción analgésica de esta planta es tan buena que puede aliviar dolores tan fuertes como los provocados por la artritis y gota.

Sus compuestos antiinflamatorios combinados con el boro, el calcio y el silicio tienen un efecto calmante, al mismo tiempo que fortalecen los huesos.

¿Cómo consumirla?

Para aprovechar este beneficio de la ortiga simplemente tendrás que preparar una infusión.

Ingredientes

1 cucharada de hojas de ortiga (10 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Coloca a hervir una taza de agua y agrégale 1 cucharada de hojas de ortiga.
Déjala hervir 3 minutos más antes de retirarla del fuego y, cuando esté tibia, cuélala y toma hasta 3 tazas al día.

6. Lavanda

Las propiedades medicinales de la lavanda incluyen un ligero efecto analgésico que puede disminuir el dolor provocado por la torticolis o alguna lesión muscular.

¿Cómo utilizarla?

Esta planta se puede aprovechar con su aplicación tópica en compresas o usando su aceite esencial para hacer masajes.

Si los dolores son lumbares, aplica una compresa de infusión de lavanda sobre la zona afectada durante unos 10 minutos.
Para torticolis y dolor en el cuello prepara una mezcla de aceite esencial de lavanda con partes iguales de aceite de oliva y aplícalo con un ligero masaje.

Fuente