Ruinas de San Francisco

SANTO DOMINGO, RD.- El Ministerio de Turismo se apresta a presentar a la Sala Capitular del Ayuntamiento del Distrito Nacional el proyecto “Parque arqueológico y Centro Cultural de las Ruinas de San Francisco”, a fin de edificar a los regidores, luego que éstos votaron una resolución ordenando al cabildo “suspender cualquier alteración” a la vieja estructura.

El vocero del cabildo, Omar Liriano, dijo que la reunión se fijó para el próximo viernes 31, en el salón del Concejo de Regidores, en la sede del ayuntamiento. Agregó que el encuentro lo gestionó la Secretaría Técnica y la Oficina Coordinadora del Centro Histórico del cabildo.

Aunque en la resolución No. 5-2015, los ediles fueron contundentes, ordenando a la administración municipal la “suspensión de la alteración” de las ruinas, e incluso disponen que el Ayuntamiento proceda a presentar un recurso de amparo preventivo tendente a la paralización del proyecto, la postura del alcalde Roberto Salcedo está en buscar consenso.

“La actitud de la administración municipal es de consenso, de diálogo, de concertación, de que las partes puedan reunirse, y que puedan ver qué es lo que está sucediendo”, explicó Liriano.

Maribel Villalona, coordinadora del Programa de Fomento al Turismo de la Ciudad Colonial, que dirige el propuesta para reestructura las ruinas, consideró ayer “extemporánea” la reacción de los ediles, y mostró disposición a edificarles sobre los alcances de la misma.

La arquitecta informó a DL que el proyecto fue sometido a la Oficina Coordinadora del Centro Histórico en abril pasado, y el 26 de junio se depositó en la Dirección de Planeamiento Urbano, pero a la fecha no han recibido ninguna respuesta.

“La Sala Capitular pudo haber pedido que se le presentara el proyecto, creo que están hablando en base a algo que no conocen, y que apenas inicia, y no hace falta mandar a parar una construcción que no se tiene pensado comenzar ahora”, consideró.

Historia

El Monasterio de San Francisco de Asís se comenzó a construir en 1508, con la llegada de la orden de los padres franciscanos, y se terminó en 1560. Además de ser la sede de la orden religiosa, en el lugar también se instaló el primer acueducto de América, y en la década del 1990 se descubrió un cementerio, donde se encontraron restos de españoles, taínos y africanos.

La primera agresión a la estructura, ubicada en la parte norte de la Ciudad Colonial, entre las calles Hostos, Emiliano Tejera y Juan Isidro Pérez, la provocó el corsario inglés Francis Drake, cuando saqueó a Santo Domingo en 1586. Luego, en 1673, gran parte de la estructura colapsó a causa de un terremoto, situación que empeoró con el paso del ciclón San Zenón. El tiempo también se ha encargado de erosionar aún más su estado. Actualmente, las ruinas se utilizan en ocasiones para eventos sociales, y especialmente, los domingos cuando el Grupo Bonyé deleita con su repertorio.

¿Por qué la polémica?

Aunque desde el 2003 existe una propuesta del Ministerio de Cultura para restaurar las ruinas, es ahora, con la presentación del diseño ganador de la licitación convocada por el Programa de Fomento al Turismo de la Ciudad Colonial, que se ha levantado la polémica.

Básicamente, el elemento de la discordia es la propuesta de completar la estructura con hormigón, un elemento de la arquitectura moderna. Los críticos indican que el uso de este material de construcción quitaría la esencia colonial a la vieja edificación.

En ese sentido, el Consejo Dominicano de Monumentos y Sitios (Icomos) afirma que la propuesta viola la conservación de monumentos amparada por Unesco. Se recuerda que las ruinas de San Francisco forman parte de la Ciudad Colonial, espacio declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En estos momentos, Turismo busca consensuar la propuesta con diversos sectores, pero para llevar a término su proyecto debe tener el aval del Ayuntamiento del Distrito Nacional y del Ministerio de Obras Públicas.

FUENTE