Nueva York — Las autoridades de la Ciudad y del Estado pidieron a los neoyorquinos tomar previsiones y cautela por una tormenta severa que dejará hasta 2 pies de nieve en algunas zonas del área metropolitana.

“La tormenta de nieve que esperamos podría ser la más grande en la historia de Nueva York”, advirtió el acalde Bill de Blasio en una conferencia de prensa.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó aguanieve y lluvia helada, y advirtió que la Gran Manzana y Long Island podrían acumular entre dos y tres pies  de nieve durante la noche del lunes hasta las primeras horas del martes.

El alcalde apuntó que no habrá cancelación de clases el lunes. Durante el día se evaluará la si el martes habrá cierre de las mismas. Todos los programas de después de la escuela serán suspendidos el lunes. El funcionario indicó que la actividad en las escuelas para los siguientes días de la semana dependerá de las condiciones del clima.

“Pido a los neoyorquinos que se preparen para lo peor”, destacó el funcionario. “La Ciudad está capacitada para enfrentar las condiciones climáticas y numerosas agencias trabajaran en equipo para mantener la seguridad”.

El Departamento de Sanidad está listo para despejar 6,000 millas de calles, una cifra que equivale a conducir de ida y regreso de Nueva York a Los Ángeles. Las autoridades dijeron que 2,400 empleados estarán laborando en periodos de 12 horas. Se dispondrán de 500 camiones esparcidores de sal, 1,500 camiones con palas quita-nieve y unos 250 camiones extra de agencias como el Departamento de Parques estarán en alerta.

El Departamento de Transporte reparó más de mil baches en carreteras del área, con el propósito disminuir la probabilidad de accidentes vehiculares.

“La tormenta será peor de lo que muchos esperan, por ende, las medidas de seguridad no deben ser tomadas a la ligera”, expreso el alcalde.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó vientos de 35 millas por hora y baja visibilidad. La tormenta se agravará la tarde de este lunes.

Las autoridades anticiparon que el servicio de electricidad podría sufrir daños por el exceso de nieve. De Blasio dijo que los refugios de la Ciudad estarán operando las 24 horas y pidió a las familias mantenerse seguras en casa, especialmente el martes, cuando las aceras podrían estar cubiertas de hielo.

El alcalde destacó que las inclemencias del tiempo impactarán las principales carreteras y accesos a la ciudad, y ocasionarán retrasos en el transporte público. También se espera la cancelación y demora de vuelos.

Las aerolíneas American Airlines, Delta, JetBlue, Southwest y US Airways son algunas de las que ya han anunciado cambios de itinerario de sus vuelos y cancelaciones debido a las previsiones meteorológicas.

Estas compañías han advertido a sus clientes que tienen previsto viajar hacia el nordeste de Estados Unidos este lunes y martes de que debido a la tormenta prevista podrían sufrir cancelaciones, por lo que les están permitiendo cambiar los itinerarios de sus vuelos sin costo.

En tanto, el estado hará frente a la tormenta con 870 camiones con palas quita-nieve y 1.800 trabajadores del Departamento de Trasporte.

La Autoridad Portuaria insistió a los neoyorquinos a consultar el itinerario de viaje con su compañía aérea y de autobús antes de aventurarse a salir a las carreteras. Se dispondrá de personal extra en aeropuertos, puentes, túneles y vías de acceso para orientar a los conductores. Probablemente se impondrán restricciones de velocidad en algunas carreteras, dependiendo de las condiciones del clima.

El gobernador Andrew Cuomo indicó en un comunicado de presa que más de 200 equipos quita nieve estarán operando en los aeropuertos, que incluyen hornos de fusión capaces de licuar hasta 500 toneladas de nieve por hora. Además, 24 camiones esparcidores de sal estarán despejando constantemente  el Puente George Washington, el cruce vehicular más activo del mundo.

El comisionado del Departamento de Parques, Mitchell J. Silver, pidió a los neoyorquinos no visitar los parques durante la tormenta, ya que la nieve podría ocasionar la caída de ramas y puntos resbaladizos y congelados.

Para reportar daños y suspensión de servicios puede llamar al 311.

FUENTE