La siguiente semana el Congreso reinicia actividades que durarán tres semanas, para luego tomar el receso de verano.

Será a partir del lunes 20 cuando los republicanos en el Senado pongan sobre la mesa su plan de estímulo económico de $1.3 billones de dólares, a fin de lograr negociaciones con los demócratas.

Así lo confirmó el líder de la mayoría Mitch McConnell (Kentucky), quien reconoció que las discusiones no serán fáciles y podrían durar incluso las tres semanas del periodo legislativo.

“Obviamente estamos fuera de sesión esta semana, pero cuando mis miembros regresen la próxima semana, comenzaremos a socializar con ellos, comenzaremos a discutirlo con los demócratas y comenzaremos el proceso legislativo”, dijo McConnell. “Creo que puede anticipar que esto llegue a un punto crítico dentro de las próximas tres semanas, comenzando la próxima semana”.

Los líderes republicanos del Senado y altos funcionarios de la Casa Blanca han estado negociando propuestas e intercambiando planes sobre el paquete de ayuda y no hay claridad si existe un monto directo para familias ni las condiciones de su aplicación.

Los demócratas defenderán su plan de $3 billones de dólares, integrado en la Ley Héroes aprobada en la Cámara de Representantes, que ofrece ayuda de $1,200 dólares por persona, incluyendo a inmigrantes.

En caso de que la discusión del nuevo paquete de estímulos se alargue hasta la semana del 2 al 7 de agosto, la ayuda para familias podría enviarse la semana del 24 al 28 de agosto, tomando en consideración un calendario de la Ley CARES.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo en CNN que está dispuesta a que se suspenda el descanso de agosto, a fin de asegurar una ley de apoyo por coronavirus.

Fuente