Loading...

image

 

Luego de que la noticia de la muerte de la comediante Joan Rivers acaparara la atención de los medios, hoy un nuevo escándalo relacionado a su deceso ha dado de qué hablar, pues de acuerdo a la información difundida, quien le practicara el procedimiento de garganta, el doctor Lawrence Cohen, fue despedido luego de haber obtenido un pésimo resultado en la operación.

Sin embargo, nuevos datos se revelaron, y es que una fuente aseguró que el médico había permitido que un especialista ajeno a la clínica Yorkville Endoscopy, misma para la que trabajaba, examinara a Joan, pues nadie más estaba autorizado para ejercer en ella.

Además, cuando la también presentadora de televisión había acudido para un procedimiento diagnóstico, debido a que su voz se había vuelto ronca, el doctor Cohen, efectivamente había encontrado algo en sus cuerdas vocales, pero el médico que acompañó a Rivers preguntó a si era posible realizar una biopsia en ese intente y con el material quirúrgico disponible.

La biopsia debió haberse llevado a cabo en un hospital y no en la clínica, ya que se requiere un determinado nivel de control y anestesia. Aunque otra fuente que consultó un medio norteamericano, indicó que cuando se realizaba la cirugía, sus cuerdas vocales se contrajeron impidiendo que el aire pasara por su garganta y se tornó en un paro respiratorio.

Fuente: Tvnotas