Loading...

Donald Trump-sanciones financieras-Maduro-Raccoonknows.jpg

 

El presidente Donald Trump ordenó este viernes nuevas sanciones financieras contra el gobierno de Venezuela,  para castigar la “aborrecible conducta” del presidente Nicolás Maduro y obligarlo a que restaure la democracia,  según explicó un funcionario de alto rango de la Administración.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, el funcionario dijo que EEUU no busca “escalar” las ya tensiones relaciones con Venezuela, pero las nuevas sanciones, que entraron en vigor de inmediato, son parte del rango de “herramientas” que tiene Trump para “crear una oportunidad para un cambio de derrotero” en ese país sudamericano.

La Administración quiere, en concreto, que Maduro realice elecciones “libres y justas”,  libere a presos políticos y cese la represión de disidentes.

Se trata de la cuarta ronda de sanciones contra Maduro, y la primera dirigida a bloquear su acceso a fuentes de financiación. 

“El presidente se está asegurando de que el sistema financiero de EEUU no será cómplice de la colocación de más deuda (en los mercados) que permita al gobierno venezolano financiar esta aborrecible conducta”, dijo el funcionario, que insistió en el anonimato.

Según el funcionario, Maduro se ha embarcado en el “saqueo sistemático de la economía” venezolana, y Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados ante el “desmoronamiento” de ese país, afectado por una grave crisis política acentuada por una profunda escasez de productos básicos.

Así, las sanciones anunciadas hoy son parte de la campaña de presión de EEUU contra Venezuela tras la convocatoria de la Asamblea Constituyente para reformar la Constitución, que fue criticada en la comunidad internacional como un esfuerzo “anticonstitucional” de Maduro para perpetuarse en el poder.

Las sanciones “están cuidadosamente calibradas para privar a la dictadura de Maduro de una fuente crítica de financiación para mantener su poder ilegítimo, proteger al sistema financiero de EEUU de la complicidad en la corrupción de Venezuela y el empobrecimiento del pueblo venezolano, y permitir la asistencia humanitaria”, explicó la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en una declaración escrita.

En concreto, las sanciones privan al gobierno venezolano de acceso al mercado de capitales de EEUU, ya que prohíben transacciones con nuevos bonos y acciones emitidas por el gobierno venezolano y la empresa estatal Petróleos de Venezuela, S.A.  (PDVSA),  y prohíben transacciones en ciertos bonos ya existentes del sector público venezolano, además de pagos de dividendos al gobierno.

El funcionario aclaró que no se trata de un “embargo de petróleo” ya que la orden ejecutiva no afectará las importaciones de petróleo de Venezuela.

Sin embargo, la medida incluye exenciones relacionadas con la financiación de la mayoría de las actividades comerciales, las transacciones de Citgo -filial de PDVSA en EEUU-, transacciones en determinadas deudas ya existentes, y la financiación para bienes humanitarios destinados a ese país.

De acuerdo con un complejo comunicado del Departamento del Tesoro, las sanciones no prohíben la reventa de bonos y deuda de PDVSA ya existentes en el mercado estadounidense, y éstas sólo aplican a trámites o transacciones de nueva deuda y patrimonios de la empresa petrolera estatal con individuos e instituciones en EEUU. 

El cálculo de la Administración Trump es que estas sanciones financieras pondrán un obstáculo para que el gobierno de Caracas pueda recabar suficientes divisas para pagar los intereses en su abultada deuda nacional.

Entre los primeros legisladores republicanos que aplaudieron las nuevas sanciones figuró el congresista del distrito 25 de Florida, Mario Díaz Balart,  por considerar que éstas “prohibirán transacciones que financian la creciente deuda y corrupción del régimen” de Maduro.

“Claramente, la Administración Trump está escuchando a líderes de la oposición en Venezuela, al Congreso de EEUU, y a miembros de la comunidad venezolana en el sur de Florida, y ha tomado una postura firme para proteger los valores e intereses de EEU en nuestro hemisferio” y apoyar al pueblo venezolano, dijo.

Las tres rondas de sanciones previas de la Administración Trump iban específicamente contra Maduro y su estrecho círculos de asesores.

Fuente