El senador Demócrata Robert Menéndez se defiende de posibles cargos de corrupción (video)

image

 

Aún cuando afronta posibles cargos criminales por corrupción que pueden descarrilar su carrera política, el senador demócrata por Nueva Jersey insistió hoy en su inocencia.

Menéndez afirmó que siempre se ha comportado «de acuerdo con la ley» y aseguró que él y el multimillonario dominicano Salomon Melgen han sido «verdaderos amigos» por décadas.

Menéndez brindó sus primeras declaraciones públicas a los periodistas, en el aeropuerto de Newark, en el estado de Nueva Jersey, tras la publicación de que las autoridades federales de justicia se alistan para presentar cargos criminales por corrupción en su contra.

Pero, si se comprueba que usó su encumbrado puesto en el Senado para ayudar a un íntimo amigo suyo y donante político, Salomon Mengel, un oftalmólogo dominicano en el sur de Florida, sus días en la política podrían estar contados.

Según informes de prensa, el secretario de Justicia, Eric Holder, ha dado el visto bueno para que los fiscales presenten cargos criminales contra Menéndez por presunto tráfico de influencia, lo que podría ocurrir en las próximas semanas.

Justicia prepara acusaciones de corrupción contra Robert Menéndez

En declaraciones a este diario, un portavoz del Departamento de Justicia, Peter Carr, se negó a confirmar o negar los cargos, que reveló primero la cadena CNN.

Por su parte, Tricia Enright, directora de comunicaciones de Menéndez, dijo que las acciones del senador “han sido adecuadas y lícitas, y los hechos en última instancia lo confirmarán”.

“Las acciones realizadas por el senador Menéndez o su oficina han sido para abordar adecuadamente cuestiones de política pública y no por otra razón”, explicó Enright, quien tachó de “sospechoso” el inicio de la investigación.

Enright confirmó que Menéndez y Melgen son íntimos amigos pero insistió en que se han hecho “denuncias falsas” sobre esa amistad y éstas han sido “desacreditadas públicamente”.

Desde que se destapó el escándalo, Menéndez siempre ha insistido en que las acusaciones son parte de una “campaña de difamación” en su contra, pero ha invertido centenares de miles de dólares para su defensa legal.

Tan solo el año pasado, Menéndez usó $250,000 en gastos legales relacionados con las investigaciones en curso del Departamento de Justicia y el Comité de Etica del Senado.

Amistad bajo la lupa

Menéndez, nacido en Nueva York de padres cubanos, es el hispano de mayor rango en el Senado de EEUU, adonde llegó en 2006, y luego ocupó brevemente la presidencia del poderoso Comité de Relaciones Exteriores en 2013.

Su amistad con Melgen cayó en el radar de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) cuando la agencia recibió pistas de que en 2010 Menéndez viajó en varias ocasiones en un jet privado del doctor a la República Dominicana, donde presuntamente solicitó los servicios de prostitutas menores de edad.

Esa acusación se desmoronó cuando las mujeres retiraron sus declaraciones, pero las autoridades continuaron investigando los lazos entre el senador y Mengel, bajo investigación por presunto fraude al Medicare por unos $8,9 millones.

Las leyes prohíben que los congresistas acepten regalos y en 2013, Menéndez reembolsó a Melgen $58,000 por los costos de los viajes, achacando su omisión a un “descuido”.

Por otra parte, Menéndez siempre ha negado que intervino para que el sistema de Medicare cambiara la fórmula con que se reembolsa a los proveedores médicos para beneficiar a Melgen, entonces un influyente donante demócrata.

Los fiscales también investigan si Menéndez intervino para ayudar a Melgen en la pugna por un jugoso contrato para servicios portuarios en la República Dominicana.

Silencio de los Demócratas

Consultados por este diario, ni el Caucus Hispano del Congreso ni el Comité Nacional Demócrata han ofrecido reacciones a la situación actual de Menéndez.

En las últimas semanas, Menéndez ha criticado abiertamente la política exterior de la Administración Obama en torno a Cuba e Irán, si bien en asuntos como la reforma migratoria ha sido un férreo aliado de la Casa Blanca.

Fuente