Las pastillas anticonceptivas tienen sus ventajas y desventajas. Sin embargo, cuando se dejan de tomar, el cuerpo sufre varios cambios debido a que estas contribuyen a regular ciertos mecanismos del organismo, como la duración de la menstruación y calmar los dolores que produce. Aquí te hablaremos un poco más sobre ello.

Cada cuerpo es diferente

Debemos partir desde la premisa que cada cuerpo es diferente y que a la hora de escoger el anticonceptivo apropiado es posible que hayas tenido que probar varios antes de encontrar el que menos efectos secundarios te produzca.

Pero también tienen su lado positivo. De acuerdo con un artículo del portal El Salvador, entre las ventajas se encuentra la reducción de posibilidades de aparición de quistes malignos en los ovarios, prevención del acné, evita los síntomas del síndrome pre menstrual, entre otros.

Pero, ¿Qué le pasaría a tu cuerpo si interrumpes el consumo de tus pastillas anticonceptivas? Debes tener en cuenta que, así como acudiste a tu ginecólogo para asesorarte al principio, también debes acudir para saber qué hacer en este proceso.

Parar el consumo de anticonceptivos eliminará los efectos positivos en tu cuerpo. Foto: Shutterstock

Efectos que produce el abandono de los anticonceptivos

Al dejar de consumir pastillas anticonceptivas tu cuerpo se altera. Todos los beneficios que te producía se acabarán. Es por eso que debes tener en consideración este factor. Por otro lado, los especialistas recomiendan consumir todo el blíster de pastillas antes de interrumpir las tomas.

Al dejar de tomar estas píldoras, tu menstruación podrá comenzar a ser irregular. Esto se debe a que tu cuerpo necesitará tiempo para adaptarse a los niveles hormonales que se producen. Si sufrías de acné antes de tomarlas, es probable que regrese.

Los cambios de humor aparecerán durante las primeras semanas, y se irá normalizando a medida que pase el tiempo y sobre todo cuando tengas tu ciclo menstrual. Otro factor que puede afectar tu salud son las bajadas y subidas repentinas de peso.

Por eso es importante que consultes a tu ginecólogo para determinar lo que es mejor, las posibles consecuencias y sobre cómo puedes manejarlas. Asesorarte es muy importante para que estés al tanto de los cambios y puedas tomar la mejor decisión para ti y tu cuerpo.

Fuente